Ante las presiones de liquidez observadas en el mercado financiero internacional y su posible impacto en las posiciones del mercado monetario, cinco de los más importantes bancos centrales del mundo reabrieron sus líneas de intercambio de dólares, swaps.

Se trata de la Reserva Federal, el Banco Central de Canadá, el Banco Central Europeo (BCE), el Banco de Inglaterra (BI), el Banco Central de Suiza y el Banco Central de Japón.

Tal como lo informó la Fed en un comunicado, esta medida se reabre en respuesta a la reemergencia de tensiones en el financiamiento en dólares a corto plazo en Europa .

El swap, que según la Fed y el Banco Central de Canadá será por 30,000 millones de dólares, ha probado su eficiencia para restaurar las condiciones de liquidez en esa divisa en los mercados financieros durante el episodio de tensión financiera que se vivió de octubre del 2008 al mes de agosto del 2009.

En el caso del Banco Central de Japón, la autoridad monetaria sólo difiere en el tamaño del monto a intercambiar, pues afirma que la cantidad de swap que está abriendo con los bancos será ilimitada . La intención de reutilizar este intercambio de dólares, a partir de este 11 de mayo, es evitar el contagio de las tensiones a otros mercados y centros financieros , tal como lo explicó la Fed.

Se mantendrá vigente hasta enero del 2011 y es una línea por 30,000 millones de dólares, precisó la Fed.

El antecedente

Esta operación replica la compra de dólares estadounidenses de la Reserva Federal por parte de los bancos centrales de Japón, Europeo, de Inglaterra, Suizo, Australia, Nueva y el de Canadá que realizaron entre diciembre del 2008 y octubre del 2009.

Y tal como hicieron ellos, las autoridades de Suiza, Reino Unido, Unión Europea y Japón tendrán que pagarlos al tipo de cambio de sendas monedas.

En aquellas operaciones, se negociaron unos 277,000 millones de dólares, según el Banco Central Europeo.

La inyección de los dólares comprados es a discreción de las autoridades centrales, es decir se los facilitarán en el tiempo y forma que consideren necesario.

ymorales@el economista.com.mx