Washington.- La directora general del FMI, Christine Lagarde, confesó su "sorpresa" tras la decisión de Suiza de dejar fluctuar su moneda, aunque no formuló comentarios sobre la pertinencia de la medida.

"Fue de alguna manera una sorpresa", dijo la directora del FMI en una entrevista con la cadena estadounidense CNBC, al tiempo que llamó a una mayor "cooperación" y "comunicación" entre los bancos centrales.

Suiza decidió el jueves dejar de intervenir en el mercado de cambios para impedir que su moneda se aprecie, y abandonó por sorpresa una política adoptada hace tres años. La decisión provocó una caída de la bolsa suiza y una disparada del franco.

"Me reservo mi opinión sobre la pertinencia de esta decisión porque no hablamos" con el director general del Banco Nacional de Suiza (BNS) Thomas Jordan, indicó Lagarde, quien dijo que no fue informada de la decisión por las autoridades suizas.

"Espero que (esta decisión) haya sido discutida con otros colegas de bancos centrales, pero pienso que no fue el caso", añadió.

Lagarde dijo que habrá "mayor volatilidad" en los mercados de cambios mundiales en función de las diferentes coyunturas económicas a las que se enfrentan los grandes bancos centrales.

mac