La máxima nota crediticia que tiene Estados Unidos en Fitch, la AAA , se mantiene en riesgo ante la incertidumbre que genera la discusión del Congreso para elevar el techo de endeudamiento. En una nota, la agencia enfatiza que este límite legal para la deuda pública de EU ha probado su ineficacia para mantener la disciplina fiscal.

Considera que lejos de ser un factor de certidumbre financiera, se ha convertido desde el 2011 en un factor adicional de riesgo que alimenta la volatilidad del mercado.

El mayor riesgo es que estas discusiones se vuelvan a llevar al límite de los plazos, lo que volvería a socavar la confianza de los inversionistas sobre Estados Unidos como un emisor confiable, eventos que motivarían una revisión de la calificación ‘AAA’ que hoy tienen , precisan en una nota de investigación.

En el análisis, en el cual la agencia hace una evaluación del panorama financiero mundial, enfatizaron que el acuerdo al que llegaron los congresistas de EU para desarticular los próximos plazos para los aumentos de impuestos no se puede tomar como una señal de confianza.

Agregaron que al dejar de lado las decisiones sobre los recortes automáticos al gasto que entrarán en funciones el 1 de marzo, vuelve a poner en riesgo la certidumbre característica de un emisor AAA como es Estados Unidos.

Esto porque tendrán que discutir estos recortes automáticos a la par de las negociaciones para aumentar el límite legal de deuda, que es de 16.4 billones de dólares.

En la nota, explican que las vías para amarrar la AAA , que hoy tiene EU como emisor de máxima solvencia, estarían en un aumento puntual del techo de deuda y un plan multianual de consolidación fiscal que puntualmente detalle el déficit meta que pretenden ir alcanzando.

Con ello, sería altamente probable que Fitch cambiará la perspectiva de calificación que hoy tiene la nota de EU en negativa , a un paso de la degradación.

De confirmarse la advertencia del recorte de nota, Fitch sería la segunda agencia en quitar a EU el estatus de emisor de máxima solvencia. El primero fue Standard and Poor’s en agosto del 2011, cuando los congresistas llevaron al límite la discusión sobre elevar el techo de endeudamiento.

EUROPA EN RIESGO

En el análisis anual, Fitch advierte que la nota de España en ? BBB- con perspectiva negativa seguirá bajo presión a mediano plazo en función de la evolución de su economía.

Anticipan que aun si el gobierno se acoge al rescate del Mecanismo Europeo de Estabilidad, la acción sería neutral sobre la nota crediticia del país, es decir, no sería motivo de una degradación.

En cambio, precisaron que son las condiciones de la economía real las que podrían motivar una degradación.

Esto es, si logran consolidar un plan que acelere el crecimiento de la economía y detener la destrucción de plazas laborales.

[email protected]