La Procuraduría de la Defensa del Contribuyente (Prodecon) informó que al corte del 26 de marzo de este año, se han registrado un total de 2,027 quejas y reclamaciones por constancias de retención del Impuesto sobre la Renta (ISR).

En entrevista, Andrés López Lara, subprocurador de Protección de los Derechos de los Contribuyentes de la Prodecon, indicó que entre 15 y 20% de estas quejas son contra entidades públicas, mientras que la gran mayoría son empresas particulares que no han entregado las constancias o que la expidieron con algún error.

Mes con mes, los patrones deben pagar al trabajador su sueldo y retener el ISR correspondiente respecto del mismo, por lo cual las constancias de ISR corroboran que se realizó adecuadamente esta obligación fiscal. Los patrones, de acuerdo con la Ley del ISR, tienen la obligación de expedir la constancia a sus trabajadores para que éstos puedan presentar su declaración anual.

“hoy en día no es tan indispensable la constancia debido al avance tecnológico que ha habido, ya que los patrones deben realizar una declaración al Servicio de Administración Tributaria (SAT) de los sueldos y salarios que pagan a sus trabajadores, por lo cual la información está disponible para la declaración del trabajador; sin embargo, los patrones tienen la obligación de expedir la constancia si es solicitada, de acuerdo con la ley”, explicó Andrés López Lara.

En este sentido, explicó que el contribuyente puede presentar, aun sin la carta de retención, su declaración anual y poder deducir ciertos servicios, como el pago del médico, colegiaturas, etcétera; no obstante, precisó que en los últimos años se ha presentado un gran interés por parte de los pagadores de impuestos para obtenerla y verificar sueldos y retenciones.

“El tema se agudizó en el 2014, cuando la gente se empezó a dar cuenta de la importancia de obtener su constancia de retenciones ya que, en aquel momento, emitimos una recomendación pública al SAT respecto a un caso sobre una contribuyente que presentó, voluntariamente, su declaración anual con su carta de retención y resultó con un saldo a favor. A partir de esa recomendación, cada vez más gente quiso presentar declaración y pedir su constancia”, explicó.

El subprocurador de Protección de los Derechos de los Contribuyentes agregó que si bien los asuntos relacionados con las devoluciones ocupan el primer lugar de quejas en la Prodecon, los casos relacionados a las cartas de retención empiezan a tener gran eco en el ombudsman fiscal.

En lo que va del año, la Prodecon ha recibido 7,742 quejas relacionadas a diferentes asuntos, de las cuales 26% corresponde a las cartas de retención de ISR.

ESPERAN MÁS QUEJAS

De acuerdo con datos del ombudsman fiscal, el año pasado, de las más de 35,500 quejas que presentaron los contribuyentes a la Prodecon, 5,636 (15.87%) fueron por problemas con la carta de retención de impuestos.

De éstas, destacó la Prodecon, 93.7% se solucionaron, es decir, la procuraduría logró que el patrón entregara la carta de retención o bien, modificara los errores en ella.

De las quejas por las cartas de retención en este año, el porcentaje de efectividad ha bajado levemente a 93.1 por ciento.

Por lo anterior, Andrés López Lara estima que al cierre del año la cifra de quejas por este asunto se incremente, sobre todo porque en los primeros tres meses el ombudsman fiscal ya registró 35% de las quejas totales que se presentaron el año pasado.

ana.martinez@eleconomista.mx