Una posible desaceleración en Estados Unidos, una caída en la producción de petróleo y la inseguridad en el país son los principales riesgos que ve Invex Banco para que la economía mexicana no logre un mayor crecimiento en el 2015.

De momento, esta institución financiera redujo de 3.8 a 3.6% su pronóstico de crecimiento del PIB nacional para ese año.

En sus perspectivas económicas para el 2015, Invex destaca que el escenario ha sido marcado por una recuperación lenta, que repetidamente no alcanzó las expectativas del mercado. El PIB creció 2.2% en el tercer trimestre del año, por debajo de nuestras expectativas de 2.4% , detalla.

No obstante, indica que el sector industrial mantiene un buen desempeño debido a la manufactura y el apoyo para una recuperación del sector de construcción y, en consecuencia, el mercado laboral ha mostrado un incremento en la creación de empleo formal, que a su vez incentiva el consumo. Por otro lado, el gobierno inició el 2014 con una intensa inversión directa y gasto contracíclico que apoya la economía real , expone.

En este sentido, la entidad financiera considera que los factores de crecimiento en México se mantendrán en el 2015. De un lado, la tracción económica de Estados Unidos continuará apoyando al sector industrial mexicano. Al mismo tiempo, esperamos que la recuperación provocará un aumento de la contratación que a su vez incrementará la capacidad de consumo .

La institución refiere que el sector industrial inició la recuperación de la economía en el 2014, debido a la tracción del sector norteamericano, por lo que para el próximo año espera que se mantenga el dinamismo. Por su parte, el sector de la construcción se mantendrá en expansión (3%), favorecido por mayor inversión, tanto en edificación privada, como en proyectos de infraestructura financiados por el gobierno .

Respecto del sector externo, Invex menciona que tras haberse experimentado una mejora de las exportaciones hacia finales del 2014, confía en que se mantenga la inercia durante el 2015. Las exportaciones de mercancías y, en especial, de vehículos, se mantendrán robustas debido a la esperada recuperación del consumo en Estados Unidos . Asimismo, argumenta que la inversión extranjera seguirá fluyendo.