Continúa ampliándose la salida de capitales extranjeros de México y completa 15,400 millones de dólares en cinco meses, según las cuentas del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Entre el 20 de febrero y el 17 de julio, los inversionistas no residentes deshicieron posiciones en México por el equivalente a 1.5 puntos del PIB del 2020, consignó el organismo en su Rastreador de políticas de respuesta al Covid-19, que desarrolló el FMI para 190 países.

Se trata de la contracción más rápida de la tenencia de bonos mexicanos en manos de extranjeros para un periodo similar desde la crisis financiera mundial del 2008, advirtió la Directora de Análisis Económico en Finamex, Casa de Bolsa, Jessica Roldán.

“Podemos ver que el actual episodio de Covid-19 se parece a la crisis financiera global durante el primer mes y medio, pero se agudiza después. La proporción de tenencias por parte de extranjeros disminuyeron de 27% del total a 23% después de 18 semanas de transcurrido dicho episodio (de septiembre del 2008 a parte de febrero del 2009), mientras que en la actualidad han pasado de 58 a 50% en el mismo periodo”, consignó.

Esta reversa de capitales se ha ampliado desde que se conoció el primer caso confirmado de Covid-19 en el país, el 20 de febrero y para el 20 de marzo, esto es cuatro semanas después, la salida de inversión ya era equivalente a 0.4% del Producto.

Todavía al corte del 21 de junio, el FMI reportó una salida acumulada de capitales foráneos desde México por 14,600 millones de dólares, que equivalen a 1.2 puntos del PIB.

Apenas el 2 de julio, Banco de México dio a conocer la minuta de la Reunión monetaria de fines de junio, donde uno de los miembros de la Junta de Gobierno destacó que aún están en poder de no residentes títulos por 90,000 millones de dólares.

Más recientemente, el gobernador del banco central admitió que “se ha presentado una salida de capitales superior a 13,000 millones de dólares” y es un factor al que también deben poner atención al decidir el nivel propicio de la política monetaria.

De acuerdo con lo descrito por el FMI, el diferencial de los bonos a 10 años en dólares se amplió desde 132 puntos donde estaban al arranque del mes febrero a un pico de 423 puntos en abril. No obstante, matiza que se ha suavizado hasta llegar a 294 puntos base al 17 de julio.

En este contexto el tipo de cambio peso-dólar registró una depreciación de 12%, consignó el organismo al corte del 9 de julio, que claramente es inferior al pico de 26% que se llegó a depreciar en marzo.

De acuerdo con el FMI, la economía altamente abierta de México se ha visto afectada por una reducción en la demanda de exportaciones asi como por la disminución de los precios del petróleo y la volatilidad que registra el mercado a nivel mundial.

Aún hay atractivos

Aparte, en un análisis, el vicepresidente y senior portfolio Manager en Franklin Templeton, Luis Gonzali, detalló que México aún goza de ciertos atractivos para el inversionista global:

1.- Profundidad de mercado, es decir la capacidad que tienen los inversionistas de entrar y salir del mercado sin generar disrupciones importantes

2.- Tasa de interés atractiva (5% nominal; 1.67% real)

3.- Calificación crediticia en grado de inversión.

“Estas características son muy apreciadas por el inversionista global y de hecho, solo hay dos mercados emergentes que las poseen: México e India”, sostiene el analista en la nota.

Inversión en bonos

  • 1.5% del PIB estimado para este año, representa la salida de capitales.
  • US1.08 billones es el PIB estimado para este año.
  • US90,000 millones en títulos estima el Banco de México están en poder de extranjeros.
  • 423 puntos base fue el máximo del Riesgo-País y se tocó en abril, el viernes cerró en 294 puntos base.

ymorales@eleconomista.com.mx

(ACTUALIZACIÓN 21/07/2020 13:00: Esta versión corrije una imprecisión sobre el cargo de Jessica Roldán quien es Directora de Análisis Económico de Finamex.)