Ante la incertidumbre que empezó a generar el coronavirus en el mundo, las finanzas públicas del país no se salvaron de sus efectos. Prueba de ello es que, en el segundo mes del año, los ingresos presupuestarios del sector público registraron una reducción de 6.3%, respecto del mismo periodo del 2019, con lo que se ejercieron 394,936.5 millones de pesos.

Si se considera el acumulado de enero-febrero, los ingresos del sector público presentaron un crecimiento anual de 6%, en términos reales, con lo que se ingresaron 935,249.3 millones de pesos, de acuerdo con datos del reporte de finanzas y deuda pública.

Raymundo Tenorio, economista del Tecnológico de Monterrey, explicó que si bien en febrero aún no se propagaba el Covid-19 en México, lo que sí impactó en la primera quincena de ese mes fue el deterioro de las cadenas de valor por las restricciones comerciales que tuvo que hacer China para evitar una mayor propagación del virus.

“China disminuyó algunas cadenas de abastecimiento, exportaciones de materia prima y bienes intermedios, lo que generó cierta lentitud en sectores como el automotriz, metal y electrónico que, al ponerse en el mercado final, es decir en ventas en México, se traducen en el ISR, o bien con cobro del IVA y todo esto se empezó a notar en la segunda quincena de febrero”.

En este sentido se observó que, en febrero, los ingresos tributarios registraron una caída de 1.9%, con lo que aportaron al erario 263,752.9 millones de pesos. En el acumulado enero-febrero se observó un aumento de 5.1% con recursos totales por 628,353.6 millones de pesos.

Destaca el hecho de que la recaudación por el Impuesto Sobre la Renta (ISR) en febrero cayó 2.8%, dejando recursos por 135,699.1 millones de pesos; mientras que la recaudación por el Impuesto al Valor Agregado (IVA) creció 9%, con lo que aportó 84,760 millones de pesos.

En el acumulado, el ISR también registró una reducción en la recaudación de 0.8% con 314,656.8 millones de pesos, mientras que el IVA mantuvo un crecimiento de 15.4%, respecto del primer bimestre del 2019, dejando recursos por 197,882.9 millones de pesos.

Tenorio explicó que el crecimiento de los ingresos del IVA se debe a que el gobierno decidió adelantar pagos a proveedores que se tenían atrasados desde el 2019, lo que benefició la recaudación de este gravamen.

“Es posible que hayan realizado un importante pago de facturas a proveedores del gobierno, aunque al parecer no ha sido suficiente, pues el sector privado ha exigido que se acelere ese pago”.

Con respecto al Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) que se cobra a gasolina y diésel, el erario obtuvo recursos por 24,216 millones de pesos en febrero, un avance anual de 6 por ciento.

Si se considera el acumulado enero-febrero, los ingresos que dejó el IEPS a gasolina fueron de 53,646.1 millones de pesos, 0.3% más respecto del primer bimestre del 2019, de acuerdo con cifras de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

Ingresos petroleros

Por su parte, los ingresos petroleros se vieron afectados por la volatilidad que generó el Covid-19 a nivel mundial, pero en mayor medida por la guerra en los precios del energético que derivó en una  caída en los precios internacionales del petróleo, comentó Gabriel Farfán, consultor en finanzas públicas y director de Comunidad Mexicana de Gestión Pública.

En febrero, los ingresos petroleros cayeron 33.7% anual y en términos reales, con lo que sólo aportaron al erario 41,702.8 millones de pesos.

Si se considera el acumulado, los ingresos petroleros cayeron 10.8% anual, con lo que aportaron a los ingresos totales 97,040.2 millones de pesos.

“Básicamente, la plataforma de exportación pasó de 1 millón y a 1.2 millones de barriles diarios, entonces, si bien se está exportando más petróleo, el problema es que el precio se está deteriorando”.

De acuerdo con datos de la Comisión Nacional de Hidrocarburos, el precio promedio de la mezcla mexicana en febrero del 2020 fue de 45.53 dólares el barril, mientras que en febrero del 2019 se ubicó en 57.23 dólares el barril.

Reporta superávit

Es importante mencionar que, al primer bimestre del 2020, la situación financiera del sector público cerró con un superávit de 10,666.6 millones de pesos, lo que contrasta con el déficit de 27,624 millones de pesos que registró en el primer bimestre del 2019, esto en línea con lo proyectado por el Ejecutivo.