La solidez de las finanzas públicas ha permitido mantener la deuda en una trayectoria sostenible, sin sobrepasar los techos de endeudamiento aprobados por el Congreso”.

SHCP, informe de finanzas públicas.

De enero a junio de este año, los ingresos presupuestarios del sector público registraron un crecimiento anual de 7.3%, reveló el informe trimestral sobre las Finanzas Públicas y Deuda Pública de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

De esta manera, los ingresos lograron revertir la caída de 3.7% que se presentó en el mismo periodo del año pasado por la pandemia del Covid-19, además de ser el mayor crecimiento que se observa en un primer semestre desde el 2017, cuando aumentaron en 7.6% anual.

En total, en los primeros seis meses del año, los ingresos presupuestarios sumaron poco más de 2.9 billones de pesos y, al considerar sólo el mes de junio, presentaron un crecimiento de 10.2% mensual al sumar 474,656 millones de pesos a las arcas del gobierno.

En el informe, la Secretaría de Hacienda destacó que los ingresos públicos fueron mayores en 98,300 millones de pesos respecto del monto programado para el periodo. El crecimiento de estos ingresos, agregó, permitió aumentar el gasto de las dependencias federales en labores sociales, económicas y de gobierno en 88,643 millones de pesos más de lo programado.

El incremento se explicó, en mayor medida, por la recuperación de los precios internacionales del petróleo, esto luego de que el año pasado se vieran fuertemente afectados por el Covid-19.

De enero a junio, los ingresos petroleros sumaron 427,138 millones de pesos, lo que significó un incremento de 62.9% en comparación con el mismo periodo del año pasado, pese a la reducción en la carga fiscal del Derecho de Utilidad Compartida (DUC) de Pemex.

Sin embargo, estos ingresos quedaron en 38,268 millones de pesos por debajo de lo que se tenía programado.

IVA salva los tributarios

En el caso de los recursos que capta el gobierno a través del pago de impuestos de los contribuyentes, el IVA salvó estos ingresos pues el ISR y el IEPS registraron caídas. En total, el erario público captó poco más de 1.8 billones de pesos, lo que representó un incremento anual 1.1%, en el semestre.

El incremento en estos ingresos, explicó Hacienda, estuvo en línea con la reactivación de la economía, así como el aumento en la eficiencia recaudatoria del Servicio de Administración Tributaria (SAT), que en el último año ha reforzado su estrategia para combatir la evasión y fraude fiscales.

El IVA dejó una recaudación de 559,145 millones de pesos, 8.8% mayor a la que se registró en el primer semestre del 2020, cuando la pandemia del Covid-19 tuvo un fuerte impacto en el consumo y tiró la recaudación de este impuesto en 0.6 por ciento.

En el otro extremo, el IEPS registró una caída de 6.8% anual, al dejar recursos por 221,324 millones de pesos. Esta caída se explicó por la contracción en la recaudación del IEPS que se cobra a gasolinas, de 12.3% anual ante la aplicación de estímulos fiscales por parte del gobierno, al precio del combustible.

Mayores recursos por fideicomisos

En el rubro de ingresos no tributarios, en donde se engloban los recursos que se obtienen por contribución de mejoras, derechos, productos, y aprovechamientos, se observó una recaudación de 243,924 millones de pesos en el primer semestre, lo que significó un aumento anual de 19.4 por ciento.

Aquí, el mayor incremento se dio en el rubro de aprovechamientos, donde el registro de recursos fue por 184,202 millones de pesos, un aumento anual de 24.6 por ciento.

“Parte de estos mayores ingresos se debe a la entrada de los recursos de los fideicomisos que se eliminaron desde el año pasado, y que se están regularizando para tener una mejor supervisión de los recursos”, comentó en videoconferencia Iván Cajeme Villarreal, titular de la Unidad de Planeación Económica de Hacienda.

Los recursos de fideicomisos desaparecidos, como el Fonden, entrarían en este rubro. En total, el año pasado se aprobó la extinción de 109 fideicomisos, que sumaban alrededor de 68,400 millones de pesos.

Por otro lado, Gabriel Yorio, subsecretario de Hacienda, informó que además de la Línea de Crédito Flexible que mantiene México con el Fondo  Monetario Nacional (FMI) –que no se ha utilizado y no se prevé usar– el gobierno cuenta con otros mecanismos para blindar a la economía mexicana, los cuales suman alrededor de 79,000 millones de dólares.

“No los prevemos utilizar este año ni tampoco en los siguientes. El peor momento de estos eventos de salud y económicos sucedieron el año pasado. La probabilidad de que usemos estos blindajes es prácticamente nula”, acotó.

ana.martinez@eleconomista.mx