Los precios de la energía impulsaron el costo de la vida en la zona euro en febrero, justo en momentos en que las fábricas mostraban indicios de recuperación.

Los costos de los energéticos se elevaron un 9.5% interanual en el segundo mes del año y contribuyeron a que los precios al consumidor ascendieran a un 2.7%, según la cifra de inflación armonizada dada a conocer el miércoles por la oficina de estadísticas europea Eurostat.

Aunque la inflación se mantiene por debajo del techo del año pasado del 3%, los economistas y el Banco Central Europeo habían previsto un descenso en el 2012 ante la entrada en recesión de la zona euro.

Unos precios más bajos podrían haber proporcionado alivio a los hogares, en un contexto de creciente desempleo.

"La inflación está siendo más persistente que lo previsto, principalmente por los precios del petróleo", expresó Marco Valli, economista jefe de la zona euro de UniCredit, en una nota para clientes anterior al anuncio del indicador.

Los precios subieron para todos los bienes y servicios en febrero respecto a enero, excepto para comunicaciones y educación.

La tensión entre Occidente e Irán por el programa nuclear de Teherán ha provocado una subida de los precios del petróleo en medio de un enfriamiento del crecimiento global.

RDS