Pekín- El alza de precios al consumo, indicador de la inflación en China, disminuyó de más de la mitad en 2012, a 2.6%, pero se aceleró en diciembre con respecto al mes anterior, lo que podría complicar la política de apoyo al crecimiento del gobierno.

Tras dar la prioridad a la lucha contra la inflación que había alcanzado 5.4% en 2011, Pekín logró el año pasado controlar el alza de precios, que quedó muy por debajo del objetivo del gobierno de 4 por ciento.

Pero en diciembre, el alza de precios al consumo en un año se aceleró a 2.5%, según la oficina nacional de estadísticas. Los analistas interrogados por la agencia financiera Dow Jones esperaban un promedio de 2.4 por ciento.

La inflación en la segunda economía mundial está en alza por tercer mes consecutivo, luego de marcar 1.7% en octubre, su nivel más bajo, y 2% en noviembre.

Los precios de la producción, un indicador avanzado de la inflación futura, disminuyeron por su parte a 1.9% en un año en diciembre, pero a un ritmo inferior que en noviembre (-2.2%), que en octubre (-2.8%) y que en septiembre (-3.6 por ciento).

"El alza de precios al consumo se va a acelerar en los próximos meses", advirtió Yao Wei, economista de la oficina del Société Générale en hong Kong.

"Vamos probablemente a pasar por sobre 3% en los dos o tres próximos meses", declaró a la AFP.

El alza de precios se debió el mes pasado al alza de los precios de los alimentos, que progresaron 4.2% en un año, mientras que los otros precios sólo aumentaron 1.7 por ciento.

La inquietud sobre un regreso de la inflación alta explica porque el Banco Central no continuó estos últimos meses flexibilizando su política monetaria para sostener sostener el crecimiento, estimó Ben Simpfendorfer, director de la consultora Silk Road Associates en Hong Kong.

"El mayor riesgo es actualmente una disminución de la capacidad de los políticos para sostener la economía, sea a través de la reducción de tasas o de medidas de incentivo", subrayó Simpfendorfer.

Para combatir la desaceleración continua del crecimiento en China desde principios de 2011 hasta el tercer trimestre del año pasado, el Banco Central disminuyó las reservas obligatorias de los bancos en tres ocasiones, para que prestaran más.

También disminuyó su principal tasa de interés dos veces.

ros