A causa de tratamientos fiscales especiales, el erario federal dejaría de recaudar 935,796 millones de pesos en 2019, monto que representa 3.7% del Producto Interno Bruto (PIB) y es superior al del 2018.

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) informó que esta pérdida recaudatoria es mayor en 71,192 millones de pesos, 8.2% más a los 864,604 millones de pesos que dejó de recaudar el erario en 2018 por estos tratamientos fiscales o 3.6% del PIB.

El “Presupuesto de Gastos Fiscales (PGF)” de 2019, detalló que este incremento es resultado de nuevos gastos fiscales asociados a los estímulos de la región fronteriza norte del país, así como al aumento del gasto fiscal del IVA y de los estímulos asociados al IEPS del diésel.

No obstante, para 2020 la dependencia federal estima que la pérdida recaudatoria por tratamientos fiscales especiales se moderará a 879,916 millones de pesos, equivalente a 3.3% del PIB.

El PGF comprende los montos que deja de recaudar el erario federal por concepto de tasas diferenciadas, exenciones, subsidios y créditos fiscales, condonaciones, facilidades administrativas, estímulos fiscales, deducciones autorizadas, tratamientos y regímenes especiales, en los impuestos establecidos en las distintas leyes que en materia tributaria aplican a nivel federal.

Así, el documento que la Secretaría de Hacienda tiene que enviar al Congreso de la Unión antes del 30 de junio de cada año, contiene las estimaciones de las pérdidas recaudatorias causadas por los tratamientos que se desvían de la estructura “normal” de los impuestos federales considerando las disposiciones fiscales vigentes para cada periodo.

La dependencia encargada de las finanzas públicas del país apuntó que los montos de gastos fiscales muestran un ligero aumento, al pasar de 864,604 millones de pesos en 2018, a 935,796 millones de pesos en este año.

Expuso que este incremento de 71,192 millones de pesos o 8.2% más, es producto de nuevos gastos fiscales asociados a los estímulos de la región fronteriza norte del país, que entró en vigor en enero de 2019.

Asimismo, al aumento del gasto fiscal del Impuesto al Valor Agregado (IVA) y de los estímulos asociados al Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) del diésel.

Por su parte, los gastos fiscales relativos al IEPS a los combustibles automotrices y al Impuesto sobre la Renta (ISR), registran una disminución respecto al año anterior.

El aumento en los gastos fiscales se debe a que se incorporan los estímulos fiscales en materia del ISR e IVA otorgados a los contribuyentes de la región fronteriza norte y al mayor gasto fiscal del IVA por la aplicación de las tasas reducidas producto de una mayor recaudación observada que implica un incremento en la pérdida recaudatoria de los tratamientos preferenciales.

Así, por los regímenes especiales en el ISR de empresas se dejarían de recaudar 123,086 millones de pesos en 2019 y 129,539 millones de pesos en 2020, montos que en ambos casos representan 0.49% del Producto Interno Bruto.

En tanto, la pérdida recaudatoria por el ISR de personas físicas en 2019 ascendería a 236,860 millones de pesos (0.950% del PIB) y en 2020 de 234,491 millones de pesos (0.89 por ciento).

La información de la SHCP muestra que por las tasas reducidas y exenciones establecidas en el IVA se dejarían de recaudar 356 mil 142 millones de pesos en 2019 y la pérdida sería de 374,816 millones de pesos en 2020, montos que representan 1.43% del PIB en ambos años.

Por impuestos especiales el erario perdería 9,964 millones de pesos este año y 10,486 millones de pesos el año próximo, equivalentes a 0.04% del PIB en ambos casos.

Por último, el documento reporta que la pérdida recaudatoria por estímulos fiscales sería de 209,744 millones de pesos en 2019 (0.84% del PIB) y de 130,584 millones de pesos en 2020 (0.49% del Producto).

El reporte incorpora un apartado específico relativo a los gastos fiscales derivados de los beneficios e incentivos fiscales otorgados en las Zonas Económicas Especiales (ZEE), así como los beneficios sociales y económicos asociados a éstos.

Si bien fueron declaradas siete ZEE, la Autoridad Federal de estas regiones no ha otorgado permisos, asignaciones y autorizaciones correspondientes.

El presidente Andrés Manuel López Obrador anunció a finales de abril de este año la desaparición de las Zonas Económicas Especiales, proyecto impulsado por la administración anterior.