La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) descartó una rebaja en la calificación soberana de México como consecuencia del recorte que hizo Moody’s a la calificación de Petróleos Mexicanos (Pemex), la cual quedó en grado “basura”.

Gabriel Yorio, subsecretario de Hacienda, dijo en videoconferencia de prensa que si bien la petrolera puede tener algún efecto directo en las finanzas públicas del país, desde la dependencia no prevén un recorte por parte de la calificadora en el soberano.

No prevemos una acción sobre la calificación crediticia del gobierno federal, de tal manera que probablemente la acción de la calificación va a estar aislada en el impacto de la empresa petroleara”, apuntó.

Aun así, agregó, el tema de Pemex es algo que preocupa y, por lo tanto, tendrán que trabajar en coordinación con la empresa productiva del estado para abordar y solucionar los problemas que arrastra.

Entre los problemas señaló una alta carga impositiva a través del Derecho de Utilidad Compartida (DUC), la cual se ha reducido en este sexenio de 64 a 40 por ciento. Asimismo, señaló los retos en cuanto a la carga de la deuda de Pemex y el cómo financiar su inversión.

Ante este panorama, Yorio aseguró que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador continuará buscando algún tipo de esquema para financiar a la empresa y, sobre todo, que los recursos se vayan a proyectos de inversión que logren apuntalar las finanzas de la empresa.

Esto lo seguiremos haciendo en coordinación y colaboración muy estrecha con el equipo de Pemex”, declaró.

El martes pasado, la agencia calificadora Moody’s recortó de Ba2 a Ba3 la calificación de la petrolera, y mantuvo una perspectiva Negativa ante el elevado riesgo de liquidez y de negocio de Pemex por los altos niveles de vencimiento de deuda. 

ana.martinez@eleconomista.mx