Colombia retiró 5,400 millones de dólares de su línea de crédito flexible (LCF) con el Fondo Monetario Internacional para enfrentar los efectos de la pandemia de Covid-19, informó este jueves 3 de diciembre el organismo multilateral.

Es la primera vez que el país sudamericano usa fondos disponibles en la LCF, a la que tiene acceso desde 2009.

"Las autoridades utilizarán el desembolso para responder a mayores necesidades de financiamiento al tiempo que mantienen fuertes reservas externas en un contexto de mayor incertidumbre global", dijo el FMI en un comunicado.

Colombia renovó en mayo por dos años su LCF, un tipo de préstamo no condicionado a metas de política económica otorgado a países con buen desempeño. En septiembre acordó ampliarla a 17,600 millones de dólares.

El FMI dijo que el gobierno de Iván Duque pretende tratar los 12,200 millones de dólares aún disponibles como monto precautorio.

"El acceso a los recursos del FMI ayudará a satisfacer las necesidades de la balanza de pagos y brindará apoyo para la respuesta presupuestaria a la pandemia de Covid-19 y, al mismo tiempo, permitirá a Colombia mantener suficiente liquidez internacional como seguro contra riesgos externos elevados", indicó el Fondo en un comunicado.

Colombia, cuarta economía latinoamericana, entró en recesión en noviembre por primera vez desde 1999 debido a la parálisis provocada por la Covid-19, tras registrar por segundo trimestre consecutivo una contracción de su Producto Interno Bruto (PIB).

El FMI prevé una retracción de 8.2% del PIB colombiano en 2020, aunque proyecta un crecimiento en torno al 4% en 2021.

Colombia depende en buena medida de las exportaciones de petróleo, cuyo precio llegó a mínimos históricos durante la pandemia.

Con 50 millones de habitantes, Colombia es el cuarto país latinoamericano con mayor número de muertos por Covid-19 desde el inicio de la pandemia, con más de 37,100, y el tercero en contagios, con más de 1.3 millones de casos, según los datos disponibles.