Durante marzo la caída en los precios de ciertas frutas y verduras llevó a la inflación a ubicarse por debajo de lo estimado por el consenso de analistas. En el último mes el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) aumentó 0.32%, frente a un 0.40% esperado por el mercado a través de la Encuesta Citibanamex.

El incremento mensual en los precios se tradujo en una inflación anual de 5.04%, la más baja en 13 meses, apuntan datos publicados la mañana de este lunes por el Inegi.

Al cierre del mes el gas LP encabezó la lista de los genéricos que más restaron a la inflación, con una caída en su precio de 3.62% respecto a febrero y una incidencia mensual de -0.-077 puntos porcentuales.

El nopal, la papa (y otros tubérculos), el chayote, la cebolla, el plátano y la calabacita, fueron los siguientes productos con las mayores incidencias a la baja. En conjunto, estas seis frutas y verduras le restaron a la inflación de marzo 0.11 puntos porcentuales.

Al contrario, las incidencias más altas dentro del índice las dieron el precio de la gasolina Magna, el jitomate, el limón, los servicios turísticos en paquete y del pollo. Todo ello, en línea con el aumento de su demanda por la temporada vacacional de Semana Santa y la cuaresma.

En comparación con febrero, la inflación subyacente reportó un avance de 0.33%, el más bajo desde el inicio del año y que responde a un alza de 0.25% en mercancías y de 0.40% en los servicios. A tasa anual el componente subyacente reveló un incremento de 4.02 por ciento.

El segmento no subyacente se incrementó en 0.30% frente al mes anterior, repuntando luego del aumento marginal de 0.085 en febrero. A su interior, los bienes agropecuarios registraron una inflación de 0.38%, mientras que los energéticos y las tarifas autorizadas por el gobierno crecieron 0.26 por ciento.

thamara.martinez@eleconomista.mx