La inflación al cierre de febrero sorprendió al mercado al ubicarse por debajo de la mediana de sus expectativas, mes con mes el crecimiento del Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) fue de 0.38% frente a 0.42% esperado por analistas.

Con este resultado, dado a conocer por el Inegi este jueves, la inflación describe su menor avance en cinco meses. A pesar de ello, a tasa anual aún permanece por encima del 5.0%., ya que cerró el mes en 5.34 por ciento.

La caída en los precios del jitomate y del gas LP durante el mes fueron los elementos que más restaron presión al índice de precios, seguidos por la cebolla, la calabacita y el chile serrano. Por el contrario, aumentos en el precio de la gasolina Magna, del huevo y del pollo añadieron impulso al comportamiento de la inflación.

En comparación con enero el componente subyacente de la inflación reveló un incremento de 0.49%, el más alto en 11 meses, impulsado por el componente de mercancías, especialmente las no alimenticias. Este valor se tradujo en una inflación subyacente anual de 4.27 por ciento.

Para el segmento no subyacente la inflación mensual fue de 0.8%, el valor más bajo en nueve meses, producto de la caída en los precios de agropecuarios, específicamente del rubro de frutas y verduras. En el comparativo anual la inflación no subyacente fue de 8.49 por ciento.

Antes de la publicación del dato, los analistas estimaban un nivel para el cierre de año de 4.10%, aún superior al objetivo de Banco de México (Banxico) de 3.0% más/menos un punto.

[email protected]