México registró la segunda mayor inflación de energéticos y alimentos entre los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) durante febrero.

De acuerdo con el comparativo mensual de inflación de la OCDE, se puede identificar que la fluctuación anual de los precios de energéticos de México en febrero fue de 8.1%, variación con la que se ubica debajo de Australia, el líder de la inflación de energéticos, cuya variación de precios anual fue en febrero de 11.2 por ciento.

Con este registro, la inflación de energéticos de México quedó por arriba de la que promediaron los países miembros, que en el mes fue de 5.5 por ciento.

Al respecto, el director de Investigación Económica del Banco de México (Banxico), Daniel Chiquiar, explicó que la situación de los precios energéticos en México refleja el impacto del proceso de liberalización.

Entrevistado por El Economista, argumentó que el comportamiento del peso mexicano fue un factor importante en los precios de los energéticos el año pasado y matizó que la depreciación del peso frente al dólar ha respondido a la incertidumbre generada por la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y la normalización de tasas de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed).

DESACELERA PRESIÓN

El economista del Banxico enfatizó que no se puede hacer un comparativo del comportamiento de precios de energéticos como el de México con los países de la OCDE pues sólo el nuestro vivió un proceso de liberalización del precio.

Si el comparativo de la variación de precios se hace contra sí mismo, resulta que la inflación mexicana de energéticos hiló dos meses consecutivos en desaceleración, dejando atrás el histórico registrado en diciembre del 2017, cuando llegó a 17.5%, tras un año de presión por la liberalización de precios de energéticos que se formalizó desde enero del año pasado.

Para hacer el comparativo, la OCDE toma en cuenta los precios de gasolina, gas y electricidad, entre los 34 países miembros.

LÍDER DE INFLACIÓN GENERAL Y DE ALIMENTOS

Los precios de alimentos en México registraron una variación de 7.7% anual en el segundo mes del año, seis veces superior a la observada por el promedio de los países OCDE, de 1.7% y se mantiene liderando la inflación en este segmento de los países del grupo, por cuarto mes consecutivo.

Tal como sucedió en enero, antes de México, sólo está la inflación de alimentos de Turquía, cuyo registro anual es de 10.3 por ciento.

El comportamiento de ambas variaciones, la de precios de energéticos y la de alimentos, contribuye a que la inflación general mexicana se ubicara en febrero en 5.3 por ciento.

En este comparativo, el de inflaciones generales, México queda también en el segundo sitio de la Organización, debajo sólo de Turquía, que tuvo una variación de 10.3 por ciento.

En este comparativo de la OCDE, se puede identificar también una primera desaceleración de la escalada general de precios en México, tras el registro de enero, de 6.8 por ciento.

En el reporte de la OCDE, evidencian que en la media de los países, la inflación general repuntó a 2.2% en febrero, que es el nivel más alto desde abril del 2012 y está por debajo de la que registró México.

EL COMPARATIVO MUNDIAL

De acuerdo con la información de la OCDE, en febrero del 2018 el panorama fue mixto entre las mayores economías.

La inflación desaceleró en cuatro de las economías del G7: Francia (de 1.3 a 1.2%); Alemania (de 1.6 a 1.4%); Italia (0.9 a 0.5%) y el Reino Unido (3% a 2.7 por ciento).

Y repuntó marcadamente en Canadá al registrar 2.2 desde 1.7% y de forma más moderada en Estados Unidos, donde pasó de 2.1 a 2.2% y en Japón, donde quedó en 1.5% respecto de 1.4% anual del mes previo.

[email protected]