Por primera vez en seis meses, los especialistas en economía consultados en marzo por el Banco de México (Banxico) ajustaron a la baja su expectativa para la inflación al cierre de año. La mediana de los pronósticos revela un estimado de 4.09% al finalizar 2018, un nivel 0.04 puntos porcentuales por debajo de lo proyectado en febrero.

La Encuesta sobre las expectativas de los especialistas en economía del sector privado, que consulta 35 grupos de análisis y consultoría nacionales y extranjeros también advierte sobre un nivel esperado de 3.68% para la inflación subyacente, el más alto para el indicador desde la encuesta de mayo de 2017.

Los especialistas consideran que el Producto Interno Bruto (PIB) de México crecerá 2.3% al término del año, la misma tasa proyectada en el mes previo. La política de comercio exterior, la incertidumbre sobre la política interna y los problemas de inseguridad pública, son los elementos que los expertos consideran como los principales obstáculos para el crecimiento económico del país.

En este contexto, 71% de los encuestados considera que la economía está peor si se le compara con el año pasado, y 47% considera que este es un mal momento para invertir. Otro 13% piensa que sí es un buen momento para realizar inversiones y el restante 40% no está seguro.

La mitad de los especialistas prevé que el clima de negocios permanecerá igual en el transcurso del próximo semestre, 34% considera que éste empeorará y 16% confía en que mejorará.

La mediana de los pronósticos sobre el tipo de cambio con que cerrará el año arroja un estimado de 18.60 pesos por dólar, por debajo de los 18.62 pesos por dólar esperados en febrero. Con este recorte la expectativa para el tipo de cambio llega a su nivel más bajo en cuatro meses.

thamara.martinez@eleconomista.mx