El Comité Federal de Mercado Abierto de la Fed (FOMC, por su sigla en inglés) mantuvo sin cambio la tasa de interés entre 0 y 0.25% y advirtió que tratará de lograr una inflación “moderadamente superior a 2%” para alcanzar sus objetivos de largo plazo de pleno empleo e inflación.

“El Comité tratará de lograr una inflación moderadamente superior a 2% durante algún tiempo dado que los precios generales se han mantenido persistentemente por debajo de esta meta de largo plazo”, explicaron en el comunicado del anuncio monetario.

Esto permitirá anclar en 2% las expectativas de inflación de largo plazo y ayudará al Comité a lograr sus objetivos de máximo empleo y una inflación de 2% en el largo plazo, argumentaron.

Sobre la variación al alza que trae la inflación de EU, reiteraron que el aumento resulta “en gran parte por factores transitorios”.

Luego, en la conferencia de prensa habitual que otorga el presidente del Fed, Jerome Powell tras conocerse el anuncio monetario, subrayó que “la inflación se mantendrá elevada en los próximos meses antes de moderarse”.

Como se recordará, el dato de inflación de aquel país a junio alcanzó un histórico de 13 años, con una variación anual de 5.4 por ciento.

“Es difícil decir cuándo se moderará la inflación, pero sí puedo asegurar que la Fed actuará si ésta se convierte en una escalada persistente y se mantiene de forma consistente por arriba de la meta”, aseguró.

Sin decidir el retiro de estímulos

En el comunicado reconocieron también que “el Comité estaría dispuesto a ajustar la orientación de la política monetaria si surgen riesgos que pudieran impedir el logro de las metas de inflación y pleno empleo”.

“Las condiciones financieras generales siguen siendo acomodaticias reflejando en parte las medidas de política para respaldar la economía y el flujo de crédito a los hogares y empresas estadounidenses”, refirieron.

En la conferencia, el banquero central advirtió que aún con el avance de la economía, no están dadas las condiciones para comenzar a pensar en mover la tasa.

“Estamos a alguna distancia de un progreso sustancial adicional (...) un alza de tasas no está en nuestro radar, por ahora”, sostuvo Powell.

Ante la insistencia de los periodistas en la conferencia, afirmó que “la Fed no ha tomado ninguna decisión sobre el momento para el taper (retiro de compras de activos)”.

Para argumentar su decisión de mantener sin cambio la tasa y la compra de activos, reiteraron en el comunicado que el rumbo de la economía estadounidense sigue dependiendo del curso del virus.

“Es probable que los avances en la vacunación sigan reduciendo los efectos de la crisis de salud pública en la economía. Pero persisten los riesgos para las perspectivas económicas”, admitieron.

Variante Delta, bajo la lupa

Tal como lo ha explicado el presidente del Fed, Jerome Powell en sus participaciones frente al Congreso de Estados Unidos, explicaron que la actividad económica de aquel país continúa fortaleciéndose, resultados del apoyo político y los avances en la vacunación.

Sin embargo, subrayaron que “los sectores más afectados por la pandemia han mejorado pero no se han recuperado por completo”.

Powell reconoció que no tienen un diagnóstico certero sobre el efecto de la variante Delta del virus y su propagación y enfatizó que siguen monitoreando la situación.

Las minutas de esta reunión se difunden el 18 de agosto, una semana antes del Simposio anual de Jackson Hole,  por demás esperado por el mercado, pues suele ser el sitio de los anuncios relevantes del Presidente del Fed.

ymorales@eleconomista.com.mx