El Fondo Monetario Internacional (FMI) propuso a México incrementar el apoyo fiscal a corto plazo, en un rango de 2.5 a 3.5 puntos del PIB y afinar la estrategia de gobierno para que estos recursos lleguen a los trabajadores informales de las industrias más afectadas en actividades turísticas y sectores afines.

En un documento, insistieron en combinar dicho apoyo con una reforma tributaria de mediano plazo que ayude a cerrar las brechas fiscales, financiar la inversión pública y fortalecer los recursos que alimentan al gasto social.

Al interior de un documento de trabajo, titulado “Una perspectiva a nivel estatal mexicano sobre el Covid-19 y sus consecuencias económicas”, encontraron que la resiliencia de las exportaciones, así como el flujo positivo de remesas a México respaldaron la actividad económica de algunas entidades federativas en el segundo trimestre del año y ayudaron a amortiguar una mayor caída de las ventas minoristas.

Sin embargo, acotaron que las entidades dedicadas al turismo, como Quintana Roo y Guerrero se encuentran entre las más afectadas por la caída de 54% del flujo de visitantes, a causa del Covid-19, por lo que podrían estar en la primera línea de apoyos públicos, si las autoridades acceden a impulsarlo.

En el documento, liderado por los investigadores del Fondo Monetario, Juan Pablo Cuesta Aguirre y Swarnali Ahmed Hannan, explicaron que la urgencia de una respuesta para estas entidades es mayor, al tomar en cuenta que forman parte también del grupo que tiene mayores casos de infectados por Covid-19 así como decesos por la misma enfermedad.

El Fondo busca asesoría constante de infectólogos.

Tal como explicó el subdirector de investigación económica en el FMI, Gian María Milesi Ferreti, la situación sanitaria y el impacto de las medidas para limitar la velocidad del contagio, obligaron al organismo a buscar la asesoría constante de infectólogos y especialistas del sector salud, para hacer sus proyecciones económicas y diagnósticos.

En la aproximación a la situación de México, expuesta en el documento, advirtieron que ante los altos factores de comorbilidad que caracterizan a la población del país, como la obesidad, diabetes e hipertensión, sería relevante desarrollar nuevas políticas públicas para protegerlos e identificarlos como población vulnerable, lo mismo que a los adultos mayores.

“Esto (protección a mexicanos con comorbilidades) es especialmente necesario en el contexto de alta informalidad y ahorros reducidos y de la limitada red de seguridad social que prevalece en México”, refirieron.

Enfatizaron que se espera una demanda interna poco dinámica ante la profundidad de la contracción económica y sugirieron facilitar las condiciones que promuevan la inversión privada así como una integración más amplia en las cadenas de valor, tanto las mundiales como las relativas a los socios de América del Norte.

En el documento pusieron de relieve que este es el primer estudio integral que analiza la incidencia de casos en las actividades económicas con un enfoque a nivel estatal. Y como “se trata de un mercado emergente con un alto número de casos, también contribuye a una discusión más amplia sobre el impacto del Covid-19 en otras economías emergentes”.

Plantea que en México los casos reales de Covid-19 podrían superar hasta en tres veces las cifras oficiales.

ymorales@eleconomista.com.mx