A pesar de los recortes y el programa de austeridad, durante el 2016 el gobierno federal registró un gasto por 5 billones 343,759 millones de pesos, lo que significó un incremento real de 6.2%, respecto del gasto del 2015.

Este gasto representa alrededor de 27.5% del Producto Interno Bruto (PIB), los recursos superaron los 4.7 billones de pesos que se tenía contemplado gastar, de acuerdo con el cuarto reporte trimestral de finanzas y deuda pública.

Del gasto total, 51% fue financiado con los impuestos que cobra el gobierno federal a los más de 54 millones de contribuyentes; en total se logró una recaudación de 2 billones 715,956 millones de pesos, un incremento real de 11.9%, respecto del 2015.

Destaca el hecho de que el Impuesto Especial sobre Productos y Servicios (IEPS), que se cobra en la gasolina y el diesel, registró un crecimiento de 22.5% real, el mayor crecimiento porcentual en recaudación, al sumar 277,263 millones de pesos.

El incremento de este gravamen se debió principalmente a que en el 2016 se implementó una banda de precios máximos y mínimos en los combustibles, y el IEPS se pasó de un impuesto variable a uno fijo.

En el caso del Impuesto sobre la Renta (ISR), logró una recaudación por 1.4 billones de pesos, que significó un incremento de 13.5%, mientras que del Impuesto al Valor Agregado (IVA) se obtuvieron ingresos por 791,698 millones de pesos, 8.9% más que en el 2015.

Dependencias gastan más, pese a austeridad

En un comunicado, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público expone que, si del gasto neto del sector público se excluyen los recursos destinados a la inversión financiera, las pensiones, las participaciones y el costo financiero, en realidad el gasto se redujo en 3.7%, mientras que el gasto corriente estructural disminuyó en 2.5 por ciento.

Ambos indicadores muestran el esfuerzo en materia de contención del gasto realizado durante el año , acota.

No obstante, al revisar el gasto de las dependencias del gobierno federal se observa que su gasto se incrementó 14.2% en términos reales y respecto del 2015 con un total de 1.4 billones de pesos.

La dependencia que más incrementó su gasto fue la Secretaría de Energía, en 187.3%, respecto del 2015, con un total de 328,972 millones de pesos.

Remanente de banxico ?ayuda a reducir déficit

Los datos de Hacienda apuntan que el balance financiero del sector público presentó una reducción de su déficit en 23.2%, con lo que se ubicó en 503,681 millones de pesos, lo cual contrasta con el que se registró en el 2015 por 637,687 millones de pesos.

En cumplimiento de la reforma a la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, de los 239,094 millones de pesos que se recibieron por concepto de remanente de operación de el Banco de México, 70% se ha destinado a disminuir la deuda pública y 30% a la adquisición de activos financieros, mejorando la posición financiera del sector público federal .

Deuda llega a 50.5% del PIB

El Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público, la medidas más amplia de la deuda, se ubicó en 9 billones 797,439 millones de pesos, lo que representó 50.5% del PIB anual.

Con lo anterior, la deuda del país subió 2.9 puntos porcentuales del PIB, pues en el 2015 se ubicaba en 47.8% del PIB.

Durante el 2016, los Requerimientos Financieros del Sector Público (RFSP), que representan la medida más amplia de déficit del sector público, se ubicaron en 556,628 millones de pesos, monto equivalente a 2.9% del PIB.

Este nivel resultó inferior a la meta de 3.5% del PIB y también fue menor a la meta actualizada de 3% del PIB anunciada por el Gobierno en agosto del 2016, que consideraba el efecto del remanente de operación del Banco de México, entre otros factores. Respecto al monto observado en el 2015, los RFSP se redujeron en 1.2% del PIB .

elizabeth.albarran@eleconomista.mx