Para mejorar las pensiones que recibirán los trabajadores mexicanos, las empresas son la mejor opción para facilitar los planes privados de pensiones que ayuden a complementar el ahorro que reciban de su cuenta de afore al momento de jubilarse, indicaron expertos.

Francisco Villa, director Comercial de Soluciones Grupales de Principal, refirió que las empresas son el puente perfecto para que los trabajadores comiencen a ahorrar de manera voluntaria, pues al descontarle un porcentaje de su salario, hay una mayor constancia de ahorro.

A nivel internacional vemos que, cuando la empresa juega el papel de patrocinador del plan, el trabajador empieza a ahorrar de manera constante porque ve los beneficios de manera inmediata. Con los planes se puede empezar a ahorrar 1% de su salario y poco a poco van subiendo las aportaciones , dijo en entrevista.

Recordó que México es de los países que cuentan con pocos planes privados de pensiones, pues sólo hay 1,803 empresas que ofrecen esta prestación laboral y que benefician a sólo 1.4 millones de personas.

Nos da pena decir que sólo hay 2,017 planes privados de pensiones en todo el país, y que de este total, la Ciudad de México, el Estado de México y Nuevo León concentran 68 por ciento. Si sólo consideramos los primeros dos estados, es una concentración de más de 50%, es decir, dos entidades de 32 que hay en el país tienen la mitad de estos planes .

Agregó que, por sectores productivos, los planes privados de pensiones se concentran principalmente en el sector de servicios con 45%; en el manufacturero, 44% y en comercio, 10 por ciento. Hay una concentración alta en ciertas zonas del país y sectores productivos, entonces hay que llegar a más sectores, nos hace falta buscar a más gente para ofrecerles los planes .

Caso chileno, ?una bola de cristal

Ana María Montes, directora de Consultoría Actuarial de Lockton, señaló que, en los planes privados de pensiones, entre empleados y empresas las aportaciones podrían ser de 12.5% y sumando 6.5% que ya realizan a las afores, se podría tener un nivel de ahorro de hasta 19% del salario mensual, con lo que se incrementaría el monto de la pensión de manera significativa.

Si la tasa de aportación se quedara en 6.5%, la tasa de remplazo sería de 20%, si se incrementa a 19% con los planes privados de pensiones, la tasa de remplazo ascendería a 60%, es decir, el trabajador recibiría de pensión 60% de su último salario .

Villa refirió que México debe ver el caso de Chile como una bola de cristal, pues los trabajadores chilenos ahorran 10% de su salario para el retiro y se estima que tendrán 50% de su salario en su pensión. Si México ahorra 6.5%, es probable que de pensión tenga la mitad de esa tasa de remplazo .

Incentivos fiscales, ?no suficientes

Las empresas que ofrecen los planes privados de pensiones deben estar registradas en la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro para poder deducir las aportaciones que hacen en este tipo de planes; sin embargo, esta deducibilidad se ajustó, por lo que las empresas han dejado de apostar por estos planes.

Ana María Montes explicó que, antes de la reforma fiscal, las empresas podían deducir 100% de las aportaciones a estos planes de retiro, estos incentivos se redujeron a la mitad, lo que ocasionó que algunas empresas ya no adquirieran los planes privados de pensiones. Tenemos un serio problema en qué acciones estamos haciendo en cambiar esa cultura e incentivar el ahorro .

El diseño del sistema del Impuesto sobre la Renta de las personas físicas en México no parece crear los incentivos adecuados para hacer contribuciones voluntarias , expone la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos en un estudio sobre el sistema de pensiones en México.

El estudio detalla que el tratamiento fiscal de las contribuciones de pensiones, los ingresos por inversiones de los fondos de pensiones y los beneficios pensionarios varían según el tipo de contribuciones realizadas y la forma de retirar los montos. Esto crea un sistema complejo que muchos individuos no comprenden para sacar ventaja de las deducciones y exenciones fiscales .

La directiva de Lockton refirió que los trabajadores del ISSSTE son los únicos que gozan de ciertos incentivos para ahorrar, ya que sus aportaciones para el retiro son de 11.5% y tienen la posibilidad de aumentar sus aportaciones voluntarias, dado que, por cada peso que ahorren, el gobierno les contribuye con 3.25 pesos a su cuenta.