En una audiencia celebrada este miércoles en Nueva York, la Corte de Apelaciones tomó dos decisiones que suponen una especie de salida salomónica para las aspiraciones tanto de los fondos especulativos como de los negociadores de Argentina. Por un lado, le devolvió el caso al juez Thomas Griesa como pedía Argentina y en contra de los deseos de los fondos especulativos, que querían apartar a Griesa ante la evidencia cada vez más nítida de que el veterano magistrado se inclina por fallar a favor de la nueva postura de Argentina. Sin embargo, la Corte también prohibió al magistrado levantar las restricciones contra el país hasta dentro de dos semanas, un tiempo clave en las negociaciones y que obliga a Argentina a escuchar las objeciones de los fondos que rechazan la propuesta argentina de pagar 6,500 millones de dólares con una quita de 25 por ciento. Los fondos especulativos saben que su posición de fuerza se debilita si Argentina puede reanudar los pagos de los vencimientos de su deuda reestructurada sin embargos y emitir nuevos títulos públicos.

Este miércoles se registraron, además, otros sucesos que son determinantes para vislumbrar la forma en que Argentina cerrará el capítulo del default del 2001. Por un lado, el abogado de Paul Singer, quien encabeza la holding de inversionistas Elliot Management Corporation, reveló de manera sorpresiva dos datos que podrían costarle muy caro en la etapa final de negociaciones: que los fondos más díscolos alcanzaron con Argentina un acuerdo económico desde el pasado jueves y la difusión de cuánta deuda está en mano de los litigantes que ganaron el fallo inicial de pari passu, por 5,800 millones de dólares.

Los fondos NML, Aurelius, Olifant y otros son dueños de 65% del total de las sentencias pari passu, reveló este miércoles el abogado Matthew McGill, durante esa audiencia.

Desde la famosa sentencia pari passu, de febrero del 2012, cuando se definió que el reclamo era de 1,600 millones de dólares (actualizables), estos fondos, que sabían que habían acorralado a Argentina, salieron a comprar más deuda en default para seguir litigando y hoy finalmente se sabe el monto que en total lograron acumular asciende a 5,800 millones de dólares.

De lo que se desprende que Argentina está cerca de alcanzar un techo en las negociaciones de la sentencia pari passu si no cierra un acuerdo con estos fondos.

En ese marco, es vital la presión que ejerce Thomas Griesa desde el viernes pasado, con su decisión de levantar las restricciones que pesan sobre Argentina a partir del cumplimiento de determinadas condiciones.

Sin embargo, la Corte de Apelaciones concedió parte del reclamo de los fondos buitres, lo que puede debilitar la estrategia de Argentina a la hora de cerrar un acuerdo antes del 29 de febrero, fecha de referencia que dispuso Griesa antes de levantar las restricciones en contra de Argentina que le impiden tomar deuda o pagar deuda en el exterior.

NOTICIA: NML y Aurelius se acercan a aceptar oferta de Argentina

Estamos tan cerca de un acuerdo , dijo McGill a los jueces. Estamos tan cerca , repitió para luego solicitar más tiempo para cerrar las negociaciones en un litigio que ya lleva 12 años de extensión. Está tan cerca y sería una tragedia si se vaporiza debido a la decisión precipitada de Griesa, agregó el abogado que representa a los fondos.

Esta frase dio para un sinnúmero de interpretaciones respecto a qué es lo que puede estar negociando Argentina con Paul Singer. Y que se conozca antes del 29 de febrero puede ser un dolor de cabeza para las partes, debido a que el resto también está decidiendo si entra o no a la oferta, aunque ya quedan pocos de la sentencia pari passu.

NOTICIA: Acreedores y Argentina logran acuerdo por 5,000 mdd

Del resto, que reclamaban cerca de 3,000 millones de dólares, ingresó ya una buena porción, según los datos parciales proporcionados por el Ministerio de Hacienda y Finanzas y el mediador Daniel Pollack. Por eso casi con un tono de furia , Pollack emitió un comunicado en el que sostuvo que ese anuncio (del abogado de Paul Singer) viola la confidencialidad de las discusiones entre las partes .

Desde el Palacio de Hacienda de Argentina se limitaron a decir que si se alcanza cualquier acuerdo, será anunciado a través del mediador . Las palabras del abogado McGill dieron pista a los periodistas y entendidos por dónde pueden pasar las negociaciones entre los fondos más agresivos y Argentina, teniendo en cuenta que ya fue presentada una oferta base para todos los holdouts sobre las mesa, de dar 150% del capital, y otra variante para los que tienen en su poder un fallo pari passu de Nueva York, que contempla otorgar 75% del valor de sentencia.

NOTICIA: Argentina planea emitir bonos por 15,000 mdd para pagar a holdouts

Algunos especulan que las próximas negociaciones podrían pasar por la cobertura de los gastos de representación, una factura que iría por un canal alternativo al de la mesa de negociación de la oferta oficial. En el mundillo judicial es vox populi que estos abogados cobran por sus servicios no menos de 1,500 dólares la hora y Paul Singer y el resto de los holdouts contrataron un ejército de letrados durante los últimos años, además de los gastos conocidos de lobby y de promoción contra Argentina.

La fecha del 29 de febrero que dispuso Griesa se diluye para Argentina por la extensión del plazo por dos semanas más, cuando recién se sabrá cuánta emisión de deuda deberá realizar el país para pagarles a los holdouts. Los principales funcionarios del área económica estimaron una emisión de hasta 15,000 millones de dólares si se acordaba con todos.

rarl