La economía de Estados Unidos agregó 222,000 nuevos empleos durante junio, pese a lo cual la tasa de desempleo se incrementó en una décima de punto porcentual para colocarse en 4.4%, informó el Departamento del Trabajo, esto es unos 7 millones de personas.

El nivel de nuevos empleos es el más sólido registrado desde enero pasado, cuando la cifra alcanzó 227,000, y pese al alza, el nivel de desocupación se mantuvo como uno de los más bajos durante los pasados 16 años.

El desempleo entre los principales grupos étnicos del país registró un comportamiento mixto, y aunque se reportaron bajas, entre los blancos la tasa tuvo un incremento mínimo, al pasar de 3.7 a 3.8 por ciento.

En contraste, entre los afroestadounidenses la tasa se redujo de 7.5 a 7.1%, mientras que entre los hispanos pasó de 5.2 a 4.8% y se mantuvo sin cambio en 3.6 por ciento entre los asiáticos.

Los sectores que registraron los mayores agregados de nuevos empleos fueron el de servicios profesionales y empresariales con 35,000, el de alimentos y bebidas con 29,000, y el de asistencia social, que aumentó en 23,000.

El empleo en otras industrias importantes, incluyendo la construcción, las manufacturas, las ventas al mayoreo y el transporte, entre otros, mostró cambios mínimos durante ese mes.

Aumentaron solicitudes de subsidios por desempleo

Los empleadores privados en Estados Unidos hicieron menos contrataciones que las previstas en junio y las solicitudes de subsidios por desocupación subieron por tercera semana seguida, lo que apunta a una cierta pérdida de impulso mientras el mercado laboral se acerca al empleo pleno.

La moderación en el crecimiento del empleo estaría reflejando las dificultades de los empleadores para encontrar trabajadores aptos, ante una tasa de desempleo que está en mínimos de 16 años.