La economía de Estados Unidos (EU) registró su peor contracción desde la crisis financiera del 2008, de acuerdo con los datos oficiales publicados este miércoles por el Departamento del Comercio. La caída del Producto Interno Bruto (PIB) fue provocada por las medidas de confinamiento ante la pandemia del Covid-19, que han paralizado al país estadounidense y al mundo en general.

El PIB de EU registró, en el primer trimestre del año, una contracción de 4.8% a tasa anualizada, según las estimaciones de la Oficina de Análisis Económico de aquel país.

La pandemia del Covid-19, que ha contagiado a más de 1 millón de estadounidenses, ya empezó a surtir efecto en la actividad económica de EU. La Oficina de Análisis Económico explicó que la disminución del PIB en el primer trimestre se debió, en parte, a la respuesta a la propagación del virus, ya que los gobiernos emitieron órdenes de “quedarse en casa”, lo que provocó cambios repentinos en la oferta y la demanda, toda vez que las empresas y las escuelas cambiaron a trabajo remoto o, simplemente, cancelaron operaciones.

Por su parte, los consumidores cancelaron, restringieron o redirigieron sus gastos, afectando directamente el sector de servicios.

“El descenso es reflejo, también, de una caída en la actividad económica durante las dos últimas semanas de marzo, cuando millones de estadounidenses pidieron subsidios por desempleo”, menciona el informe.

Tras los datos del PIB, los temores a una recesión mucho más profunda aumentaron en los analistas.

Asimismo, la Oficina de Análisis Económico dijo que la contracción del PIB en el primer trimestre reflejó las contribuciones negativas de los gastos de consumo personal (PCE), la inversión fija no residencial, las exportaciones y la inversión en inventario privado.

El gasto de los consumidores, que en el país del norte representa casi dos tercios de la actividad económica, se redujo 7.6%, el mayor descenso en este indicador desde 1980.

Economistas indican que las medidas tomadas por el gobierno del presidente Donald Trump y por la Reserva Federal son insuficientes para detener el deterioro de la economía estadounidense que no experimentaba una contracción tan severa desde el cuarto trimestre del 2008, en plena crisis financiera, cuando el PIB del país estadounidense observó una caída de 8.4 por ciento. Asimismo, se trata de la primera contracción de la economía desde el primer trimestre del 2014.

La oficina detalló que la estimación publicada ayer se basa en datos de origen por lo que se encuentran “incompletos” o están sujetos a una nueva revisión, por lo que el segundo estimado para el primer trimestre, basado en datos más completos, se publicará el próximo 28 de mayo.

[email protected]