La economía estadounidense muestra signos positivos de expansión pero todavía afronta duros desafíos que reclaman medidas para crear trabajo y así ayudar a restaurar la sostenibilidad fiscal, dijo el secretario del Tesoro, Timothy Geithner.

En declaraciones preparadas para el Economic Club de Nueva York, Geithner sostuvo que actualmente la economía era más productiva que antes de la crisis financiera del 2007-2009 pero destacó que la confianza sigue estando frágil.

"Por eso es que es tan importante que los legisladores sigan trabajando para que la economía crezca más rápido en el corto plazo y no perder la compostura económica con rapidez", destacó.

"No podemos tomar atajos hacia el crecimiento. Una austeridad severa en la actualidad podría ser muy dañina".

Geithner destacó que el país afronta para finales del 2012 una expiración de los recortes impositivos junto a recortes de gastos que, sumados, podrían llegar al 5% del Producto Bruto Interno (PIB).

Ese prospecto debería ser un incentivo fuerte para que los legisladores alcancen compromisos en temas relativos a impuestos y gastos, sugirió.

Geithner dijo que el Gobierno del presidente Barack Obama busca un paquete de medidas que incluyan algunas alzas de impuestos para los estadounidenses más ricos, pese a la oposición de los republicanos.

"Si no se suben los ingresos a través de una reforma impositiva, entonces hay que encontrar un 1% del PIB o cerca de 1.5 billones de dólares en 10 años en ahorros adicionales en defensa, seguridad social, Medicare, educación o programas de rentas bajas", remarcó.