La economía de China se expandió 6.7% en el 2016, el ritmo de crecimiento más lento en 26 años, pero aún dentro del rango fijado como objetivo por el gobierno para el año pasado, según los datos oficiales publicados el viernes.

El crecimiento se aceleró en el último trimestre del 2016, apuntalado por las inversiones gubernamentales y el auge de las ventas de bienes raíces; sin embargo, su desempeño general fue el más débil en casi tres décadas.

La segunda economía más grande del mundo aumentó 6.8% en los últimos tres meses que concluyeron en diciembre, en comparación con el mismo periodo del 2015, y ese nivel fue mayor a 6.7% del trimestre anterior.

La meta del gobierno se había fijado entre 6.5 y 7% de crecimiento para el 2016, de acuerdo con las cifras del Buró Nacional de Estadísticas.

El Producto Interno Bruto totalizó 74.41 billones de yuanes (cerca de 10,830 millones de dólares) en el 2016 y el sector servicios representó 51.6%, reportó la agencia china de noticias Xinhua.

Los datos muestran que los principales indicadores económicos se moderaron el año pasado, cuando el crecimiento de la producción industrial se desaceleró ligeramente hasta 6%, frente a 6.1% del 2015.

La inversión en activos fijos urbanos continuó enfriándose, con un ascenso interanual de 8.1%, frente a 10% del 2015. Las ventas minoristas subieron 10.4%, un descenso en el ritmo de avance con respecto a 10.7% del 2015.

La economía china ha tenido una constante desaceleración y las autoridades intentan lograr un crecimiento más sostenible basado en el consumo interno y no en el comercio exterior y la inversión.

La inversión pública en infraestructura se disparó y los préstamos bancarios se elevaron a pesar de las repetidas advertencias sobre los preocupantes altos niveles de las deudas de las empresas del país.

Los economistas dicen que el enfoque no puede continuar indefinidamente y esperan que el crecimiento se desacelere aún más, hasta 6.5% el próximo año.

Por otra parte, la producción industrial de China creció 6% a tasa anual en el 2016, debido principalmente al sólido comportamiento del sector de la alta tecnología, de acuerdo con los datos oficiales dados a conocer este viernes.

La tasa de crecimiento es igual a la registrada en los primeros tres trimestres del año pasado, según los mismos datos.

La producción industrial, llamada oficialmente valor añadido industrial, se utiliza para medir la actividad de determinadas grandes empresas con una facturación anual de al menos 20 millones de yuanes (unos 2.9 millones de dólares).