El Directorio Ejecutivo del Fondo Monetario Internacional (FMI) interrogará pronto a Kristalina Georgieva sobre el presunto conflicto de interés documentado en una auditoría externa por su gestión anterior en Banco Mundial.

De acuerdo con funcionarios cercanos al asunto, esta entrevista forma parte del proceso interno al que ha sido sometida la actual directora gerente dentro del Comité de Ética, tras conocerse los resultados de una auditoría que motivaron la cancelación del comparativo Doing Business que durante dos décadas desarrolló el Banco Mundial.

La agencia de relaciones públicas que contrató Georgieva para informar sobre su actuar mientras fue CEO del Banco Mundial declinó responder si la funcionaria ha sido citada por el Directorio del FMI o por el Comité de Ética, pues asegura que esos asuntos los debe informar el mismo Fondo Monetario.

La citada auditoría, que fue realizada por el despacho independiente WilmerHale, documenta “presiones de altos cargos” del BM hacia los expertos y técnicos que desarrollaron el citado reporte que comparaba los ambientes para hacer negocios en el año 2017.

Esto para cambiar la metodología de manera que se pudiera inclinar a favor de China y una mejor posición en el comparativo.

La presión de los altos cargos, donde directamente señalan a Georgieva, se desarrolló en medio de una negociación de aumento de capital donde las aportaciones del gigante asiático fueron determinantes. El Economista tiene copia de los resultados de la auditoría de 16 páginas.

Apenas el lunes 4 de octubre, el FMI comentó en un breve comunicado que se había reunido el Directorio Ejecutivo con representantes del despacho WilmerHale. En este momento Georgieva se encuentra en Italia.

Kristalina Georgieva tuvo que contratar una agencia privada independiente del FMI de Relaciones Públicas, SKDK, para divulgar información sobre su ejercicio como CEO del Banco Mundial.

El segundo de abordo

En caso de ser separada del cargo para aclarar su participación en aquel informe, los estatutos del FMI prevén que se queda como interino el segundo de abordo, que actualmente es el primer subdirector gerente, el norteamericano Geoffrey W.S Okamoto.

El precedente más cercano de un Director Gerente Interino, se encuentra en el año 2011, cuando John Lipsky tuvo que quedar en lugar de Dominique Strauss Kahn, tras la renuncia voluntaria del francés, que enfrentaba una acusación de acoso sexual.

Apenas la semana pasada, la revista especializada The Economist publicó un editorial donde explicaba la relevancia de la dimisión de Georgieva al cargo del FMI, al considerar el riesgo de socavar la credibilidad del organismo a unos días del arranque de las Reuniones Anuales.