Si el gobierno federal no proyecta la realidad de la situación económica del país y no se plantea una reforma fiscal integral así como una reestructura del gasto público, para los próximos 14 años el saldo histórico de la deuda podría llegar a niveles de 100% del Producto Interno Bruto (PIB), estimó Héctor Villareal, director general del Centro de Investigación Económica Presupuestaria (CIEP).

El gobierno federal ha incurrido en un sesgo sistemático de la deuda total. En la iniciativa de ley de ingresos del 2011 se planeaba que para el 2016 la deuda sería de 33.9% pero para el 2016 ya se proyectaba que sería de 47.8% del PIB , expuso durante su participación en el panel Impacto del contexto económico internacional en las finanzas públicas en la Cámara de Diputados.

Detalló que lo anterior se deberá principalmente a factores como el pago de pensiones, el incremento del gasto federalizado y el pago de servicios públicos, los cuales absorben una parte significativa del gasto público y que, al no tener ingresos suficientes, se recurrirá a deuda.

Tenemos un problema severo de una presión fiscal incipiente, apenas los ingresos tocaron 14% del PIB y no hay manera de sostener un Estado con estos recursos .

Comentó que si bien Hacienda se ha justificado en que el panorama internacional es complicado, en los Criterios Generales de Política Económica se deberían proyectar escenarios pesimistas para tener una mejor visión de qué podría pasar con la economía mexicana.

Los criterios de política económica son optimistas, incluso el Fondo Monetario Internacional (FMI) ha planteado que en estos criterios se debe exponer un escenario pesimista y no optimista .

Al respecto, Mariana Campos, coordinadora del gasto público de México Evalúa indicó que entre el 2013 y el 2015 la deuda incrementó 10 puntos del PIB, y que a pesar de la reforma fiscal, que traería mayores ingresos, la deuda del país no logra reducir sus niveles.

Aumentan requerimientos

La tasa de crecimiento del Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público -la medida que más aplica de deuda- fue de 7.1% entre el 2006 y el 2015; mientras que el PIB sólo lo hizo en 2.1% .

Abundó que más que discutir si el nivel de deuda de México es menor al de otros países como Brasil, se debe poner sobre la mesa la capacidad que se tiene para pagar el aceleramiento de la deuda.

Mencionó que el FMI también ha recomendado que la medida de la deuda no se debería hacer en comparación con el PIB del cierre de diciembre de cada año, sino con el promedio ponderado de todo el año, para así tener mayor certeza de cuánto es realmente el nivel de deuda que tiene el país.

Jorge Chávez Presa, director general de ITG, refirió que otro problema es el costo financiero de la deuda, ya que se está percibiendo un mayor pago por el interés de la misma.

Tenemos un grave problema porque ha aumentado el déficit primario; es decir, estamos endeudándonos para pagar el costo financiero de la deuda , advirtió.

Si tenemos un déficit primario, significa que las finanzas públicas son vulnerables ante la situación económica a nivel mundial, concluyó Chávez Presa.