El número de británicos sin trabajo subió en noviembre a su nivel más alto en 17 años, pero una desaceleración en las solicitudes de subsidio en diciembre dio algo de esperanza de que el bajón del mercado laboral podría estar estabilizándose.

La cifra de personas que pidieron beneficios por desempleo subió en sólo 1,200 el mes pasado tras un incremento revisado a la baja de noviembre de 200 personas, mucho menos que el alza de 10,000 que preveían los analistas, dijo el miércoles la Oficina Nacional de Estadísticas.

Pero el número de personas sin trabajo según la medición de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) se elevó en 118,000 en el trimestre móvil que cierra en noviembre a 2.68 millones, su mayor nivel desde agosto de 1994.

La tasa de desocupación subió a un 8.4% de la fuerza laboral, su nivel más alto desde enero de 1996 y por arriba de la media de los pronósticos de un 8.3 por ciento.

La cifra de jóvenes sin empleo, políticamente sensible, se elevó a 1.04 millones en el trimestre a noviembre, con lo que la tasa de desocupación entre los 16 y 24 años trepó al 22.3 por ciento.

El empleo subió levemente en el trimestre móvil a 29.11 millones.

El Gobierno ha estado subsidiando a la empresa privada para que cree empleos suficientes para compensar los cerca de 700,000 empleos que recortará en el sector público como parte de su programa de austeridad, que apunta a terminar con el enorme déficit presupuestario del país en cinco años.

Pese a que la desaceleración en las solicitudes de beneficios y el alza en el empleo proveerán algo de esperanza, se prevé que el desempleo siga subiendo.

Según una encuesta de la Federación de Pequeñas Empresas, estas firman planean reducir empleos en la medida que la economía se acerque a la recesión.

El salario promedio semanal, incluidos bonos, creció solo un 1.9%, según las cifras del miércoles, demostrando que para muchas familias el ajuste en sus presupuestos continúa.

RDS