Más de 275 firmas financieras están moviendo activos y fondos valorados en 925,000 millones de libras (1.07 billones de euros) y a miles de empleados del Reino Unido a otros países de la Unión Europea por el Brexit, previsto para el próximo 29 de marzo, salvo que se produzca un retraso.

De acuerdo con un informe publicado este lunes por el think tank (laboratorio de ideas) New Financial —uno de los más detallados hasta el momento del impacto del Brexit en los servicios financieros—, el país que encabeza el nuevo destino de estos fondos es Irlanda.

Alrededor de 100 recolocaciones se dirigirán a Dublín, 60 a Luxemburgo, 41 a París, 40 a Frankfurt y 32 a Amsterdam, señala el documento.

Goldman Sachs Investment Management, Morgan Stanley Investment Management y Vanguard están entre las que han escogido la capital irlandesa, mientras que Schroders, J.P. Morgan Wealth Management y Aviva Investors, se han decantado por Luxemburgo.

Casi 90% de las firmas que han decidido irse a Frankfurt son bancos, mientras que dos tercios de las que han preferido Holanda son plataformas de negocio o brokers.

El think tank identificó asimismo a 5,000 empleados que se moverán a estas nuevas localizaciones, que las empresas han escogido ante la incertidumbre económica del Brexit.

El fundador y director de New Financial, William Wright, manifestó que el impacto de la salida del bloque comunitario se ha sentido más de lo esperado en la capital británica y que se espera que vaya a peor. “Las empresas van a seguir escapando de Londres a la UE y cada vez habrá más actividades contratadas a través de filiales locales”, indicó.

Algo que, puntualizó, reducirá la influencia del Reino Unido en la banca y finanzas europeas, la recaudación fiscal percibida por esta industria y los servicios financieros exportados a la UE.

La amplitud de estas recolocaciones, combinada con los convenios pactados entre los reguladores británicos y el bloque comunitario, ha conseguido que la industria esté bien preparada para cualquier forma que tome el Brexit, asegura el informe.

Londres seguirá siendo el centro financiero dominante en un futuro cercano, pero otras ciudades europeas mermarán ese liderazgo con el tiempo, concluye el estudio.

Brexit sin acuerdo afectaría ganancias de fabricantes de vehículos

Un Brexit sin acuerdo tendrá consecuencias negativas para la industria automovilística global; Japón, Reino Unido y algunos fabricantes alemanes verán afectadas sus ganancias debido a los aranceles de aduanas (10%) y a las interrupciones del comercio, según un informe realizado por la agencia de calificación Moody’s.

Por ello, según el informe, tanto Reino Unido como el resto de Europa deberán reevaluar sus estrategias de producción, ya que un Brexit sin acuerdo interrumpirá las operaciones de Japón, Reino Unido y algunos fabricantes de vehículos alemanes que cuentan con una notable capacidad de producción en el país.

“La producción en el Reino Unido de estos fabricantes de vehículos está altamente interconectada con la Unión Europea, por lo que un Brexit sin acuerdo creará un impacto negativo significativo a través de varios canales, en particular, por el cese del comercio sin aranceles con los países de la Unión Europea”, señaló el vicepresidente de Moody’s, Motoki Yanase.

Moody’s también ha cambiado la perspectiva de la industria automovilística mundial de Estable a Negativa, debido a la expectativa de que es poco probable que las ventas globales de vehículos se recuperen significativamente en el 2019 y el 2020.

La agencia espera que las ventas de vehículos en Estados Unidos disminuyan y que las matriculaciones de Europa Occidental experimenten un ligero crecimiento, pero considera probable que las entregas en China desaceleren hasta un crecimiento de 2% en el 2019 y de 1.8% en el 2020.