La recuperación de China, la segunda mayor economía mundial, perdió fuerza tras su rápido resurgimiento posterior a la pandemia de Covid-19, con una expansión interanual de 4.9% del PIB en el tercer trimestre, dijo la Oficina Nacional de Estadísticas (ONS).

La cifra es inferior a las previsiones de 5% de analistas consultados por AFP, y representó una desaceleración desde la expansión de 7.9% en el período de abril a junio.

"Debemos notar que están aumentando las incertidumbres del actual entorno internacional y que la recuperación económica interna aún es inestable y desigual", dijo la ONS en un comunicado.

La producción industrial decayó aún más, a 3.1%, en el período interanual a septiembre.

Los economistas creen que la desaceleración china pudo deberse al endurecimiento de políticas este año en áreas como el sector inmobiliario, así como su esfuerzo por reducir las emisiones de carbono.

Por el contrario, las ventas al detalle crecieron 4.4%, por encima del 2.5% de agosto, al levantarse algunas medidas de contención sanitaria en el país, que impuso cierres de emergencia en algunas zonas afectadas por el virus.

La tasa de desempleo urbano alcanzó 4.9% en septiembre.

kg