Los líderes de China están preparados para respaldar un objetivo de crecimiento económico más bajo para el próximo plan quinquenal de Beijing que el del 2016-2020, en un contexto en el que las autoridades navegan en los crecientes desafíos alimentados por una brecha cada vez más profunda con Estados Unidos, dijeron fuentes políticas.

Se espera, que el próximo mes, el presidente Xi Jinping y otros líderes discutan y aprueben el plan de desarrollo económico y social de China para 2021-2025 en un cónclave del Partido Comunista, dijeron las fuentes a Reuters.

La agencia estatal de noticias Xinhua dijo el lunes que la reunión se llevará a cabo del 26 al 29 de octubre.

Los expertos consideran que establecer un objetivo de crecimiento a cinco años es vital para que la segunda economía más grande del mundo supere la “trampa del ingreso medio”, la conclusión llega luego de un debate interno sobre si  el gigantes asiático debería abandonar dichos objetivos para permitir una mayor flexibilidad.

Establecer un objetivo también mantiene a los gobiernos locales enfocados en las metas de desarrollo, en un momento de profundización de la brecha entre China y Estados Unidos, dijeron.

“Habrá un objetivo económico. ¿Dónde está la dirección del desarrollo si no existe tal ancla? “ dijo una fuente que está involucrada en el debate.

Los think tanks del gobierno y los economistas han hecho recomendaciones para los objetivos de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) promedio anual que incluyen “alrededor de 5%”, 5-5.5% a 5-6%, dijeron las fuentes.

China tiene como objetivo un crecimiento anual promedio de más del 6.5% para el decimotercer plan quinquenal que finaliza este año.

Objetivos, se deben eliminar

Algunos asesores gubernamentales han argumentado que el gigante asiático debería eliminar los objetivos de crecimiento oficiales, un legado de décadas de planificación económica centralizada, para reducir la dependencia de los estímulos impulsados por la deuda y fomentar una inversión más productiva.

Los defensores de la reforma esperan que la estrategia de “circulación dual” propuesta por el presidente Xi, que se espera sea la pieza central del cónclave, sea una oportunidad para acelerar las reformas para estimular la demanda interna y desatar nuevos motores de crecimiento.

En mayo, China abandonó su objetivo de crecimiento anual del PIB, para 2020, por primera vez en 18 años debido al fuerte golpe de la crisis del coronavirus, aunque algunos economistas sospechan que el gobierno ha mantenido un objetivo implícito de alrededor de 3 por ciento.

Se espera que el plan quinquenal se presente en la reunión anual del parlamento a principios del 2021.

Es probable que los principales líderes establezcan un objetivo de crecimiento sólo para el 2021, que también se dará a conocer en la sesión del parlamento en una conferencia económica anual en diciembre.

“Esperamos que el gobierno no establezca un objetivo de crecimiento explícito o fije un objetivo de crecimiento más bajo y más flexible (por ejemplo, alrededor de 5%)” para 2021-2025, dijeron analistas de UBS en una nota a los clientes.