Los subsidios y transferencias distintas a los servicios personales que el gobierno da a diferentes sectores sumaron un total de 91,302 millones de pesos, lo que significó 6.7% más respecto del primer trimestre del año pasado.

Según datos de la Secretaría de Hacienda, 63% correspondió a subsidios transferidos a la población, presentando un incremento de 1%, la mayoría para funciones de desarrollo social. Lo anterior permitió atender el Programa Sectorial de Educación con el que se realizaron acciones en materia de educación básica, media superior, superior, de posgrado y para los adultos.

También sirvió para apoyar el Programa Sectorial de Desarrollo Social, encaminado a combatir la pobreza y procurar el bienestar de la población.

Para el rubro de desarrollo económico se concentró 25.6% de los subsidios y transferencias, en especial para el campo. También para programas del Conacyt, a los servicios de telecomunicaciones, satelitales, telegráficos, transferencias de fondos, servicios de correo para estudios de previsión, promoción al comercio exterior y atracción de inversión extranjera.

De igual manera, estos recursos se emplearon para el Programa para la Promoción de Desarrollo de Proyectos de Infraestructura Turística por medio de del Consejo de Promoción Turística de México.

Más subsidios

Además de este monto en la inversión física presupuestaria, también se canalizaron recursos para subsidios, transferencias y contribuciones a través de aportes a entidades federativas.

Al primer trimestre del año, dicha inversión fue de 113,052 millones de pesos, es decir un aumento de 0.9%, de los cuales casi 70% fue inversión física directa.

Se erogó a través de subsidios 30.4% de las transferencias y aportaciones a estados.

Además, hay otro rubro al que se le destinaron 5,274 millones de pesos para ayudas y otros gastos corrientes, lo que representó un incremento de 31 por ciento.

La mayoría se fueron al rubro de desarrollo social, seguido el canalizado a actividades de desarrollo económico y una pequeña proporción para actividades gubernamentales.

De acuerdo con datos de la Secretaría de Hacienda, las mayores aportaciones se hicieron al Sistema Nacional e-México, a los programas Ciudades Patrimonio Mundial y Evaluaciones Confiables de Calidad Educativa y Difusión Oportuna de sus Resultados, de la SEP.

También se apoyó a la restauración y difusión del acervo patrimonial y documental.

Se canalizaron recursos a programas prerrogativos de los partidos políticos y actualizar el padrón electoral, así como para expedir credenciales para votar.

[email protected]