Los riesgos por el aumento de los flujos de capital a nivel global requieren un paquete coordinado de políticas macroeconómicas, prudenciales y estructurales, con controles sólo como un último recurso y en forma temporal, estimó la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

En el reporte "Aprovechar al máximo los flujos internacionales de capital", el organismo sugiere a los países aprovechar las nuevas oportunidades de crecimiento, a largo plazo, de los ingresos que provienen de este tipo de recursos.

Sin embargo, reconoce que la integración financiera global también puede dejar economías más vulnerables a los riesgos, tanto a nivel nacional como mundial.

"Grandes flujos de capital crean un verdadero desafío macroeconómico para las economías, dado los riesgos de apreciación monetaria excesiva, auge de crédito y caídas e interrupciones repentinas", dijo el secretario general de la OCDE, José Angel Gurría.

Expuso que las reformas estructurales, además de promover en general los flujos transfronterizos, " podrían ayudar a reducir vulnerabilidades, conduciendo a una mejor composición de entradas, con más inversión extranjera directa y menos deuda".

La OCDE reconoce un aumento en la discusión internacional sobre el uso de controles de capital, pero advierte que su eficacia no está todavía clara y los mecanismos pueden crear distorsiones si se mantienen indefinidamente.

Estos controles "deben considerarse como último recurso y sólo como una solución temporal", señala Gurría.

Sugiere además que su uso sea sujeto a la vigilancia multilateral, como el "Código de liberalización de los movimientos de capital" del organismo, que constituye un conjunto de reglas jurídicas vinculantes.

El informe examina los conductores a largo plazo de los flujos internacionales de capital y evalúa cómo éstos pueden hacer a las economías más vulnerables a los choques externos, mayores riesgos de sobrecalentamiento y ciclos de auge y caída del crédito y de los precios de los activos.

El reporte es un capítulo especial del documento 'Perspectivas económicas 2011' de la OCDE, que se presentará el miércoles de la próxima semana durante su reunión ministerial anual y el foro por el 50 aniversario del organismo.

APR