La mayor amenaza para la estabilidad mundial en la próxima década resultará de los conflictos internacionales, según el informe Global Risks divulgado por el Foro Económico Mundial (WEF).

Por su probabilidad de riesgo, le siguen los fenómenos meteorológicos extremos; la deficiencia de la gobernabilidad, así como el colapso o crisis de estados.

Y hasta el quinto lugar se encuentra un riesgo económico, correspondiente al desempleo y el subempleo estructural.

En la versión número 10 del informe destacan los expertos del Foro que, entre los 28 riesgos globales evaluados en el 2015, los geopolíticos regresan este año a un primer plano, tras haber estado ausentes del horizonte de principales riesgos en el último lustro.

Al respecto, Margareta Drzeniek –Hanouz, economista principal del WEF, enfatizó que 25 años después de la caída del Muro de Berlín, el mundo se enfrenta una vez más al riesgo de graves conflictos entre estados .

Este escaparate de eventos que pueden obstaculizar el desempeño económico financiero mundial es resultado de una encuesta conducida entre expertos multidisciplinarios de todo el globo.

Riesgos encadenados

Como la geopolítica ejerce cada vez más influencia sobre la economía mundial, refirieron, están interrelacionados.

En el análisis divulgado a cinco días de que arranque la Reunión Anual de Líderes convocados por el WEF, en Davos, Suiza, identificaron al choque por los precios de energéticos y la irrupción de una crisis fiscal en las economías de altos ingresos como los mayores riesgos globales de tipo económico que podrían tener un efecto sistémico en la década que corre.

De acuerdo con la lectura de los resultados vertidos en el Informe anual del WEF, pese a los progresos en el tratamiento y la prevención de las crisis financieras, tras la Gran Recesión, se han presentado pequeñas mejoras en temas fiscales , lo que podría exacerbar el deterioro de las condiciones para el mercado laboral y por ende detonar un mayor desempleo.

Los expertos siguen preocupados por los riesgos residuales significativos que dejó la crisis mundial, como el nivel de deuda pública y la destrucción de plazas laborales , se lee en el informe.

Tras examinar los posibles efectos de los riesgos globales, los casi 900 expertos que participaron en la encuesta consideraron que las crisis del agua constituyen el mayor riesgo al que se enfrenta el mundo, de tipo medioambiental.

Los de corto plazo

Por tratarse de la décima edición, el WEF realiza un acercamiento a los cinco mayores riesgos para los próximos 18 meses, en los siete temas que anualmente revisa: el geopolítico, social, económico, ambiental y tecnológico.

Entre los riesgos geopolíticos, encabeza la lista de mayor probabilidad para el próximo año y medio el correspondiente a conflictos internacionales, seguido por fallas en la gobernabilidad y el colapso de los estados.

En el detalle correspondiente a los riesgos globales de tipo económico se encuentra a la cabeza, según la probabilidad de cumplimiento, un choque de precios de energéticos.

Consecuencia de estas irrupciones geopolíticas y económicas, entre los riesgos sociales que se podrían presentar en los próximos meses está el aumento de epidemias infecciosas, inestabilidad social profunda y migración de larga escala.

En el escaparate de riesgos tecnológicos próximos, encabezan el listado los ciberataques y fraudes, así como robo de información.

En el tema ambiental están los fenómenos meteorológicos extremos, catástrofes naturales y accidentes humanos.

Los expertos del organismo consideran que para el corto plazo son el desempleo y el subempleo los mayores riesgos económicos.

Los riesgos ambientales no estaban presentes en anteriores ediciones y destaca el impacto de la urbanización en la vida predominantemente rural.

No cabe duda de que la urbanización ha aumentado el bienestar social. Pero cuando las ciudades se desarrollan con demasiada rapidez, aumenta su vulnerabilidad, pues las pandemias, el colapso del poder o los ataques contra éste, los sistemas de agua y transporte y los efectos del cambio climático constituyen graves amenazas , refirió aparte en el mismo análisis Axel P. Lehmann, director de Riesgos de Zurich Insurance, quien participó en la encuesta objeto del informe.

De acuerdo con la lectura y análisis del informe, los expertos del WEF dicen que los medios para abordar dichos conflictos, ya sea mediante ataques cibernéticos, competencia por recursos, sanciones y otros instrumentos económicos, son más amplios que nunca. Hacer frente a todas estas posibles causas e intentar que el mundo regrese a la vía de la cooperación y no de la competencia debería ser una prioridad para los dirigentes ahora que entramos en el 2015 , concluye.

América Latina, con más conflictos sociales

Con respecto al apartado por regiones, del Global Risk Report 2015, el WEF evidencia que América Latina es una de las regiones con mayor propensión a riesgos de tipo geopolítico social.

Específicamente, identifica como el mayor de los riesgos en la región el de la inestabilidad social conducida por la profunda desigualdad y la inseguridad persistente en el contexto de negocios.

El siguiente riesgo con mayor probabilidad de presentarse en los países de América Latina, según el grupo de expertos consultados por el WEF, es el crecimiento de la urbanización.

Lo consideran un riesgo latente, sobre todo por la falta de planeación que está acompañando a la urbanización de zonas tradicionalmente rurales, lo que conduce, advierten, a problemas ambientales por la polución generada por el tráfico de muchos automóviles, así como por el conflicto de la falta de tiempo para llegar de un lugar a otro.

Éste último fue un riesgo destacado recientemente por el secretario general de la OCDE, José Ángel Gurría, en reciente visita a México, donde enfatizó que con esta mala planeación se está afectando también la calidad de vida de la población.

Con la urbanización mal planeada, relata el WEF, crece la vulnerabilidad a pandemias, dificultad en transporte de agua y exposición a ataques de otros países.

Y el tercer mayor riesgo geopolítico es el del deterioro de la gobernabilidad regional.

Cambio climático, el principal riego ambiental

En el documento del WEF, la escalada del cambio climático es el principal riesgo ambiental.

La alta incidencia de los cambios de clima extremos, como tormentas, inundaciones o fuego, es el mayor de los seis riesgos medioambientales que identifica el WEF como los más probables de presentarse en la década que corre.

Le siguen la persistencia de las catástrofes naturales, como terremotos, tsunamis, erupciones volcánicas y tormentas magnéticas, así como desastres medioambientales provocados por la mano del hombre.

Éstos últimos son derrames de petróleo y accidentes nucleares.

Los últimos tres riesgos con menor probabilidad de presentarse, pero persistentes en el radar de los expertos son: un colapso del ecosistema en tierra o bien de los océanos, que pudiera modificar la biodiversidad, una crisis de agua y una falla en la adaptación humana o animal al cambio climático.

El nexo entre los alimentos, agua, energía y cambio climático han sido identificados por el Consejo Nacional de Inteligencia de Estados Unidos como uno de los mayores retos que tendrán los gobiernos del mundo en el año 2030.

De hecho, son estos elementos los que motivarían una migración involuntaria , como las que observan como un factor de riesgo social de largo plazo.

Robo de información cibernética, riesgo latente

De acuerdo con el radar de riesgos, en el aspecto tecnológico, identifican la caída de sistemas cibernéticos y el robo de información como un asunto crítico.

Estos eventos impactarían inevitablemente las operaciones financieras, económicas y administrativas de países y personas.

De acuerdo con el análisis de los riesgos identificados, es más probable una escala de ciberataques que bloqueen la información relevante de la administración pública y privada de un país de importancia sistémica o de un grupo multinacional de alto impacto en los negocios mundiales.

Este año el tema de robo masivo de información en redes o fraude cibernético escaló a uno de los tres con mayores probabilidades de presentarse.

Este riesgo fue identificado desde el año pasado y rubricado con hechos, pues recientemente se dio a conocer el robo de información de JP Morgan en Estados Unidos y aquí en México, de la tienda departamental Liverpool.

En el documento difundido previo a la reunión de la próxima semana en Davos, los especialistas del WEF dicen que se deberían desarrollar marcos normativos suficientemente adaptables para proteger su rápido desarrollo y aprovechar al máximo dichas tecnologías al mismo tiempo que se evite el mal uso de las mismas y las posibles consecuencias negativas imprevistas.

Lo que advierten también como un reto crucial para los dirigentes.

WEF

WEF

[email protected]