A pesar de las recomendaciones emitidas por el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) para una mayor supervisión en las operaciones de activos virtuales, con el fin de prevenir el lavado de dinero y financiamiento al terrorismo con estos instrumentos, todavía existe el reto en el mundo de crear leyes y marcos legales para tener una vigilancia más cercana a ellos.

Hace algunos días, el GAFI llevó a cabo un foro donde supervisores de diversas jurisdicciones discutieron cómo implementar las medidas que dicho organismo emitió en el 2019, pues todavía existen dudas para abordar y adherir estos lineamientos en los marcos legales de cada país.

“Los supervisores de todo el mundo se reunieron para discutir cómo supervisar y regular los activos virtuales y los proveedores de servicios de activos virtuales. Esta reunión fue la primera oportunidad para que los supervisores discutieran cómo implementar estas nuevas medidas desde que el GAFI las finalizó en junio del 2019”, detalló el organismo intergubernamental, quien ha calificado el mal uso de estos instrumentos por parte de criminales y terroristas como “una amenaza grave y urgente de atender”.

En el 2019, el GAFI anunció modificaciones a sus recomendaciones, dirigidas tanto a gobierno como participantes del ecosistema de activos virtuales, con el fin de crear acciones específicas para prevenir el lavado de dinero o financiamiento al terrorismo con estos instrumentos.

Específicamente, el organismo estableció, en primera instancia, como necesario para los países miembros tener un registro puntual de los proveedores de activos virtuales, como las casas virtuales de intercambio de monedas digitales, como el bitcoin y Ethereum, para su supervisión, y posteriormente, asegurarse de que éstas tengan información tanto del originador como del receptor de dicha operación.

El GAFI ha reconocido que emitir estándares globales, para mitigar el riesgo de lavado de dinero y financiamiento al terrorismo en operaciones de activos virtuales, ha sido un progreso sustancial; sin embargo, el desafío se encuentra en la implementación de los mismos.

Medida vinculante

A diferencia de la mayoría de sus recomendaciones, los requisitos para mitigar el riesgo del uso de activos virtuales para actividades ilícitas se establecieron como vinculantes, es decir, que los países miembros del GAFI, como México, tienen que implementarlos.

En este contexto, la presidencia del GAFI, encabezada por Xiangmin Liu de China, ha impulsado una serie de foros donde reguladores de todo el mundo intercambien experiencias regulatorias sobre cómo abordar dichas recomendaciones en sus marcos legales.

“El desafío ahora es implementar efectivamente estos nuevos estándares en la práctica. Al reunir a profesionales de todo el mundo, el GAFI está comenzando a desarrollar una base de conocimiento global sobre lo que funciona en la supervisión de activos virtuales”, detalló el GAFI.

En la reunión celebrada recientemente, más de 135 representantes de 50 jurisdicciones se reunieron para intercambiar experiencias sobre los marcos legales, problemas comunes al redactar leyes y reglamentos.

Medidas que se deben tomar:

• Evaluar y mitigar riesgos de lavado de dinero relacionados con el uso de estos instrumentos.

• Registrar y supervisar a los proveedores de servicios de activos virtuales.

• Implementar sanciones para los proveedores que no cumplan con regulación antilavado.

• Pedir que proveedores evalúen y mitiguen sus riesgos.

• Obligar a proveedores a identificar las partes involucradas en operaciones de activos virtuales.

Fuente: GAFI.

[email protected]