En los primeros tres meses del 2018 la actividad económica en la zona centro (Ciudad de México, Estado de México, Guanajuato, Hidalgo, Morelos, Puebla, Querétaro y Tlaxcala) disminuyó en cuatro de sus seis componentes, en comparación con el último trimestre del 2017.

En conjunto, los estados que integran la zona centro registraron una variación trimestral de 1.00% de su actividad económica, en su interior, se presentaron variaciones negativas en el sector manufacturero (0.58%), minería (0.40%), construcción (1.39%) y actividades agropecuarias (3.93%) y sólo dos de sus elementos registraron tasas con aumentos: el turismo creció 2.35% y el comercio 1.81%, de acuerdo con información del Banco de México.

“Las actividades agropecuarias muestran un comportamiento negativo debido a que siempre hay una contracción en los primeros meses del año porque es el ciclo otoño-invierno, en el cual no hay producción agropecuaria, sobre todo en los cultivos que son anuales”, dijo Raymundo Tenorio Aguilar, analista del Tecnológico de Monterrey.

Las manufacturas en la región centro cayeron debido al debilitamiento del sector automotriz generado por la baja demanda de automóviles en el mercado americano; el especialista del Tecnológico de Monterrey agregó que “fundamentalmente la rama de actividad ligada a la fabricación de derivados de petróleo e industrias conexas es la que está provocando este efecto sistémico en la industria manufacturera”.

La contracción presentada en el sector minero en la región centro se explica porque las existencias de oro y plata se redujeron afectando también la producción de dichos metales, además, “en todo el país se ha generado no una recesión, sino una depresión en el sector minero”, dijo Tenorio Aguilar.

La construcción cayó en la región centro en el primer trimestre del año, por un lado, por la fuga de capitales relacionada con la incertidumbre generada por el proceso electoral y la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN); y por otro, por la reducción de inversión tanto privada como pública que tiene un impacto importante en la disminución de obras y de proyectos de infraestructura de transporte.

“Aunado a esto, en el arranque de los primeros tres meses, el ejercicio del presupuesto de los gobiernos es muy lento y aunque se arrancan obras públicas y mantenimiento, éstas se cubren hasta el segundo trimestre del año, por lo cual no tienen efectos en la actividad económica aún”, dijo el analista del Tecnológico de Monterrey.

La actividad comercial es uno de los dos rubros que mostraron cifras positivas en el primer trimestre del 2018, el comportamiento positivo del subsector de comercio minorista es el principal impulsor aunado también a los servicios financieros y tecnológicos.

La ocupación hotelera y el número de pasajeros que arriban a los aeropuertos mostraron que hubo un repunte turístico en la zona centro del país, éste refleja el resultado positivo de la realización de eventos, congresos y exposiciones en las entidades que conforman el bloque, además del gasto que se ha hecho en publicidad y promoción de recintos culturales en las mismas.

Dinámica nacional 

En los primeros tres meses del año, en el país se presentó una reactivación económica expresada en la tasa trimestral de 1.13% superior a la de los últimos tres meses del 2017 de 0.88 por ciento.

Esta mejora económica en la nación se generó esencialmente por el dinamismo de las actividades terciarias como el comercio, los servicios, el turismo y la construcción, el repunte de producción industrial -específicamente la construcción y las manufacturas- y el buen comportamiento del sector agropecuario.

“La fabricación y exportación de equipo de transporte impulsan la actividad económica, sin embargo, el sector servicios es el que más aporta, especialmente los servicios financieros, servicios inmobiliarios, servicios de esparcimiento y logística, así como el comercio al mayoreo y menudeo”, dijo Tenorio Aguilar.

 La variación más alta se registró en construcción (2.80%), seguida por actividades agropecuarias (2.27%); turismo (1.96%); comercio (1.55%) y manufacturas (0.78%); la minería sigue siendo el único sector que persiste en cifras negativas (-0.88 por ciento).

Para el primer trimestre del 2018, la minería cayó en tres regiones (norte, centro y sur), sólo en el centro norte se tuvo un repunte provocado por aumentos en la producción de oro y en el total de exportaciones de dicho metal, mayoritariamente hacia China.

La producción manufacturera en la región centro norte (Aguascalientes, Baja California Sur, Colima, Durango, Jalisco, Michoacán, Nayarit, San Luis Potosí, Sinaloa y Zacatecas) continuó el proceso de expansión, resaltando el dinamismo de las exportaciones de autopartes, equipo eléctrico y electrónico para vehículos, así como el crecimiento de la demanda estadounidense de equipo médico.

La zona sur (Campeche, Chiapas, Guerrero, Oaxaca, Quintana Roo, Tabasco, Veracruz y Yucatán) enfrentó un proceso de repunte de producción de manufacturas, impulsado por la exportación de productos metálicos ligados a la extracción y distribución de hidrocarburos hacia Estados Unidos y por la reactivación del turismo.

La región norte (Baja California, Chihuahua, Coahuila, Nuevo León, Sonora y Tamaulipas), expresa evolución de las manufacturas con las exportaciones de equipo automotriz, aeroespacial y ferroviario destinadas a Estados Unidos principalmente.

La actividad comercial sólo se contrajo en la zona centro norte del país, lo que se relaciona con el desempeño de ventas de vehículos por altos costos de financiamiento, así como al comportamiento desfavorable de la demanda de insumos ante la incertidumbre del TLCAN y la reducción de gasto estatal y municipal en el sector.

Todas las regiones mostraron variaciones positivas en el sector turístico durante el primer trimestre del 2018, debido a la generación de empleos vinculados, el desarrollo de tiendas de autoservicio y tiendas departamentales, mayor participación del comercio minorista, realización de eventos, congresos y convenciones, mejoras climáticas y la cuestión de un tipo de cambio conveniente para los turistas extranjeros.

[email protected]