Después de la primera quincena de mayo, cuando se confirmó que difícilmente se ratificaría el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), por lo menos en el corto plazo, los inversionistas foráneos comenzaron a retirar recursos del mercado mexicano.

El 18 de mayo, el representante de Comercio de Estados Unidos, Robert Lighthizer, comentó que era poco probable que los negociadores de México, Canadá y Estados Unidos alcanzaran un acuerdo preliminar en el corto plazo.

Entonces, los inversionistas se desencantaron y empezaron a demandar dólares.

Bajo ese escenario, entre el 18 de mayo y el 5 de junio, la tenencia de valores del gobierno en poder de extranjeros registró un ajuste a la baja de 7,341 millones de pesos (US360 millones), al pasar de 2.131 billones a 2.123 billones de pesos, según datos del Banco de México (Banxico).

Los bonos denominados en Udis (Udibonos) fueron el instrumento gubernamental en donde se concentró la mayor salida de capital golondrino, tras presentar una disminución de 5,414 millones de pesos, a 61,322 millones de pesos.

Los Bonos M a tasa fija de largo plazo, principalmente los que tienen un vencimiento a 10 años, también fueron vendidos por los inversionistas extranjeros, al reportar un ajuste a la baja de 2,129 millones de pesos, para alcanzar una cifra de 1.836 billones de pesos.

Cetes entran

Sin embargo, los Certificados de la Tesorería de la Federación (Cetes) aún son siendo demandados por los inversionistas extranjeros. Lo anterior al registrar un aumento de 86 millones de pesos.

Le siguen los Bondes D, que reportaron un avance de 115 millones de pesos.

El analista económico sénior de CIBanco, James Salazar, destacó que el nerviosismo que se observa en el mercado de cambios se explica básicamente por la incertidumbre acerca del futuro del TLCAN para este año.

Según el experto, otro factor de presión sería la inquietud entre los inversionistas por las elecciones presidenciales del 1 de julio, sobre todo, ante la expectativa de que gane el candidato de la coalición Juntos haremos Historia, Andrés Manuel López Obrador.

Seguirá la tendencia

Salazar mencionó que previo a las elecciones podría existir una mayor salida de flujos foráneos del mercado mexicano, donde se debe reflejar en una mayor depreciación del peso frente el dólar.

Por otro lado, el área de análisis de mercado de cambio de MetAnálisis indicó que la migración de capitales golondrinos también se estaría dando por la política de alza de tasas de interés de la Reserva Federal, que al subirla hace más atractiva la inversión en dólares.

Los especialistas de MetAnálisis, adelantaron que una forma de reducir la salida de flujos foráneos de cartera del país es a través de que el Banxico aumente su tasa de interés y haga más atractiva la inversión en pesos.

[email protected]