La incertidumbre provocada por la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte no provocó una reducción de la inversión de Estados Unidos en México; por el contrario, la aumentó en el primer trimestre del 2018 respecto al mismo periodo de años anteriores (2013-2017).

El aumento del número de estados mexicanos en los que prevalece el capital estadounidense como principal contribuyente al total de inversiones refleja un grado de dependencia comercial en crecimiento. En años previos se registraron más estados con diversificación de socios comerciales; la cifra más alta fue para el 2014 con 18 entidades en las que hubo participación mayoritaria de otros países y la más baja en el 2015, con sólo ocho.

Para el primer trimestre del 2018 sólo en nueve entidades del país (Campeche, Durango Oaxaca, Puebla, Sinaloa, Sonora, Tabasco, Veracruz y Zacatecas) la captación total de Inversión Extranjera Directa (IED) no tuvo como principal país de origen a Estados Unidos.

“A pesar de que la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) ha generado incertidumbre debido a la posibilidad de que Estados Unidos abandonara la unión comercial, se ha dado un proceso de recaptación de inversiones estadounidenses, debido a que, por la cercanía con México, los costos de transportación son menores”, dijo Kristobal Meléndez Aguilar, analista del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).

Para Campeche y Tabasco el sector petrolero es de suma importancia, su diversificación comercial se debe también a que muchos otros países están apostando por la extracción petrolera y sobre todo la comercialización de hidrocarburos. Por otro lado, la situación económica que enfrentó Campeche en los últimos años ha provocado que muchos capitales estadounidenses se retiraran, dijo Meléndez Aguilar.

La IED de España, en segundo lugar

De acuerdo con datos de la Secretaría de Economía, durante los tres primeros meses del 2018, España fue quien tuvo las participaciones en la IED más altas en cinco estados: en Veracruz ingresó 89.3 millones; en Sonora, 53.5 millones; en Oaxaca, 48.1 millones; en Durango, 35.9 millones, y en Campeche, 8.10 millones de dólares provenientes del país europeo.

Francia fue el país con mayor presencia en el territorio poblano con 40.07% del total de la IED; en Tabasco, Alemania ocupó el primer puesto con 85.38% del total y en Sinaloa y Zacatecas, las inversiones más grandes provinieron de Canadá, con 54.60 y 85.43% respectivamente.

En el 2017, la diversificación comercial fue mayor: se registraron 11 entidades que tuvieron como inversor principal a algún país distinto a Estados Unidos; Canadá tuvo presencia en Colima, Guerrero, Hidalgo, Sinaloa y Zacatecas; en Aguascalientes y Morelos resaltó Japón, en Tlaxcala, Oaxaca y Puebla fue España y en el Estado de México, Australia.

Para el 2016, el porcentaje más alto de inversiones no vino de Estados Unidos en 16 territorios; tuvieron mayor participación países como Canadá (Colima, Durango, Guerrero, Hidalgo, Sinaloa y Tlaxcala), España (Morelos, Oaxaca y Quintana Roo), Alemania (Puebla y San Luis Potosí), Malasia (Campeche), Japón (Aguascalientes), Israel (Jalisco) y, Brasil (Veracruz) e Italia (Zacatecas).

El único año que registró un menor número de estados con inversiones mayoritarias no provenientes de Estados Unidos fue el 2015; España fue el contribuido con más peso en Colima, Morelos y Oaxaca; Alemania en Querétaro, Canadá en Sinaloa, Brasil en Veracruz y Bélgica en Zacatecas.

En el 2014, se reportaron 18 entidades diversificadas; Canadá ocupó el primer puesto de inversiones sobre el total en Colima, Durango, Guerrero, Nayarit, Sinaloa y Zacatecas; España en Chiapas, Ciudad de México, Hidalgo y Oaxaca; Japón en Aguascalientes, Morelos, Guanajuato y San Luis Potosí, Países Bajos en Michoacán, Alemania en Puebla, Brasil en Veracruz y Bélgica en Yucatán.

En el 2013 Bélgica fue el país del que provinieron mayores inversiones en 10 de los 17 territorios en los que el principal socio no fue Estados Unidos (Estado de México, Guanajuato, Guerrero, Hidalgo, Jalisco, Morelos, Oaxaca, San Luis Potosí, Tlaxcala y Yucatán) y el territorio canadiense destacó en Durango, Sinaloa y Zacatecas; Japón en Aguascalientes; Filipinas en Colima; Reino Unido en Michoacán y Alemania en Puebla.

“Me parece que la dependencia con Estados Unidos ha crecido en los últimos años debido a la importancia de la relación comercial que nuestro país guarda con dicho país, particularmente en el sector de las manufacturas en donde más del 80% de estos bienes de exportación tienen como destino a nuestro vecino del norte. Dado lo anterior, para mantener la competitividad en las cadenas de producción internacionales se deben destinar cantidades de recursos importantes a través de la inversión extranjera directa, escenario que ha estado vigente en nuestro país durante los últimos años”, comentó Héctor Magaña Rodríguez, director del Centro de Investigación en Economía y Negocios (CIEN) del Tecnológico de Monterrey.

Mayor dependencia

En los primeros meses del año en curso, diez estados ingresaron desde Estados Unidos más de la mitad del total de IED, lo que refleja un crecimiento de la dependencia existente.

San Luis Potosí encabezó la lista con inversiones provenientes del país vecino que alcanzaron 130.3 millones de dólares, lo que representó 91.8% del total de IED en la entidad; seguido por Baja California Sur, 96.30 millones (71.7%); Aguascalientes, 53.9 millones (70.0%); Jalisco, 254.1 millones (67.2%);Baja California, 285.6 millones (66.7%); Guanajuato, 379.3 millones (65.4%); Tlaxcala, 45.5 millones (57.0%); Yucatán, 27.4 millones (54.7%); Chihuahua, 213.4 millones (54.0%) y Coahuila, 257.2 millones (52.9 por ciento).

Magaña Rodríguez dijo que “San Luis Potosí es una de las entidades que basa su actividad económica en las actividades de transformación, particularmente manufacturas de exportación. En meses recientes las exportaciones totales de manufactura han exhibido tasas de crecimiento favorables siendo SLP una de las entidades más beneficiadas. Lo anterior es reflejo de las inversiones provenientes de Estados Unidos que ha recibido dicha entidad no sólo en los últimos meses sino en períodos anteriores. Los bajos costos de producción y la localización geográfica han sido algunos factores que han contribuido satisfactoriamente en SLP para atraer inversión estadounidense”.

ana.garcia@eleconomista.mx