Agustín Carstens, gobernador del Banco de México (Banxico), aseveró que el crecimiento de 2.3% de la economía mexicana en el 2016 es un buen dato con respecto a lo que se esperaba hace unas semanas, pero se debe continuar con el proceso de reformas estructurales.

Hubo un crecimiento vigoroso en el cuarto trimestre del año pasado, aunque es una cifra baja si se ve desde el punto de vista de las expectativas al inicio del 2016; la realidad es que el entorno externo ha seguido siendo complicado y esta cifra es alentadora , destacó.

Sin embargo, dijo, también resalta la necesidad de que sigamos insistiendo en las reformas estructurales, de forma tal que esta tasa de crecimiento se pueda preservar y acelerar hacia el futuro .

En entrevista con Notimex, el banquero central indicó que entre los riesgos para la economía mexicana este año destaca el escenario internacional.

Un tema muy importante va a ser que se establezcan bases sólidas para una relación bilateral constructiva con Estados Unidos, por eso celebro que haya reuniones de alto nivel con funcionarios del vecino país del norte , acotó.

Carstens refirió que también hay retos desde el punto de vista de la política monetaria, pues la Fed de Estados Unidos podría subir las tasas de interés. Sobre la inflación, mencionó que en enero hubo un aumento importante, resultado del ajuste en los precios de los energéticos y el tipo de cambio, se va a mantener este año por arriba de la meta de 4%, pero hacia finales debería iniciar una trayectoria sostenida hacia la baja .

El gobernador del Banxico añadió que la liberación del precio de las gasolinas es una buena medida para consolidar la fortaleza fiscal.