El secretario de Hacienda, Arturo Herrera, refirió que pese al aumento en el precio del petróleo debido a los ataques a las refinerías de Arabia Saudita, la gasolina en nuestro país no tendrá ningún aumento, debido a la aplicación del estímulo al precio de los combustibles mediante el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS).

Durante la conferencia matutina de este miércoles en Palacio Nacional, Arturo Herrera dijo que un petróleo muy parecido a la mezcla mexicana, el West Texas Intermediate (WTI), tuvo un repunte de 54.9 dólares por barril a 62.9 dólares, debido a la situación en Arabia Saudita. Indicó que una situación similar sucedió con la mezcla mexicana. Sin embargo, consideró que dicha volatilidad puede estar dentro de los rangos que ya se han visto a lo largo de este año.

“Efectivamente es importante, pero en realidad no es muy distinto de la volatilidad que ha tenido el precio del petróleo a lo largo del año; es importante, pero no es más importante que otras subidas y bajadas que hemos estado observando, de hecho, el precio promedio ha estado en 62.9 dólares.

“Lo que sí es importante es que al ser el petróleo de donde se extrae la gasolina, esto tiene un impacto en el precio de la gasolina. Si vemos sobre esta gráfica cuál es el precio por barril de la gasolina podrás ver que la gasolina sigue un comportamiento muy parecido al del precio del petróleo, es decir, cuando aumenta el precio del petróleo sube la gasolina y cuando baja, baja su precio. Ese es el impacto que está teniendo hacia las finanzas públicas, porque nosotros lo que nos hemos comprometido es a mantener el precio de la gasolina en términos reales constantes”, dijo.

El encargado de las finanzas públicas expuso que el gobierno federal tiene bajo control el precio de los combustibles en nuestro país debido a la aplicación del IEPS.

“El IEPS sirve como un colchón. Cuando el precio de la gasolina va para arriba, el IEPS aumenta, es decir, se carga menos IEPS de tal forma que el precio queda más o menos estable.

“Entonces, no es un subsidio, es una disminución al impuesto especial al precio de las gasolinas; y lo que podemos observar es que este pequeño periodo, que fue en febrero, donde el estímulo estaba siendo absorbido por un margen mayor en las gasolineras se ha logrado mantener”, aseveró.

[email protected]