Tras la escalada del dólar y su impacto en el índice de precios, Argentina terminará el año entre los cinco países con más inflación del mundo, de acuerdo con las proyecciones contenidas en el último informe Perspectivas de la Economía Mundial, elaborado por el Fondo Monetario Internacional (FMI).

De acuerdo con la estimación del organismo, la inflación en el país llegará a 40.5% hacia el final del año —una cifra conservadora si se observan las predicciones de los analistas locales— con lo que ascendería tres lugares en el ranking mundial respecto del 2017, cuando se ubicó en octavo lugar con una inflación anual de 24.8 por ciento.

Además, sólo es superada en el ranking por Venezuela —país para el que el FMI calcula un aumento de precios de 2’500,000%— y Sudán del Sur, Sudán e Irán, naciones afectadas por conflictos bélicos.

“La actividad se desaceleró con más fuerza en Argentina, Brasil y Turquía, donde influyen también factores internos y el pesimismo de los inversionistas. La inflación ha aumentado en las economías de mercados emergentes y en desarrollo, en parte como consecuencia del traslado de las depreciaciones de las monedas”, destacó.

Aceleración de precios

“El aumento de los precios de la energía ha elevado el nivel general de inflación interanual en las economías avanzadas y en las economías de mercados emergentes y en desarrollo en los seis últimos meses”, señala el informe.

Este incremento promediará 2% en el caso de los países desarrollados, destacándose EU con 2.1%, la Zona Euro con 1.9% y Japón con 1.4 por ciento. En el caso de los países emergentes, la inflación promedio se ubicará en 5%, bien por debajo de la tasa argentina (la octava parte, específicamente).

Allí sobresalen China con 2.5%, India con 5.1%, México con 4.3% y Rusia con 3.6 por ciento.

En el ámbito regional, salvo Venezuela (con hiperinflación) y Haití (13%), los demás países registran tasas inferiores a 10 por ciento.

Entre los vecinos, Brasil presenta 4.2%, Paraguay 4.1% y Bolivia 3.7 por ciento.

Un fenómeno de larga data

Un informe elaborado este año por la Unidad de Estudios y Proyectos Especiales de la Cámara Argentina de Comercio muestra que durante los últimos 100 años, la tasa de inflación promedio del país fue de 105% anual.

Desde 1944 hasta hoy de 26 presidencias analizadas, sólo cinco registraron variaciones de precios menores a los dos dígitos, mientras que en el extremo opuesto, seis presidentes tuvieron inflaciones anuales de tres dígitos.

Las tasas de inflación anualizadas más altas se presentaron en los gobiernos de Reynaldo Bignone (401%) y Raúl Alfonsín (398%), con el pico máximo registrado en 1989, con 3,079 por ciento.