El presidente Andrés Manuel López Obrador descartó que su gobierno implemente algún estimulo fiscal a las empresas ante la pandemia del Coronavirus, al considerar que “un buen estímulo es la disminución en el precio de los combustibles; un buen estímulo es el que no se aumenten impuestos y que vamos a dar a conocer el plan de desarrollo energético”.

En tanto, informó que a finales de esta semana estarán listos todos los proyectos de inversión, ya que ha estado teniendo reuniones con empresarios. “Me están informando de sus inversiones”, dijo el mandatario.

Agregó que tuvo una conversación telefónica con el economista y empresario presidente de Grupo Bal, Alberto Baillères, sobre nuevas inversiones tanto en minería como en petróleo. “Me mandó a decir también Carlos Slim que mañana va a hacer un anuncio de inversión para México, en fin. Estamos haciendo nuestro trabajo”, aseguró.

Por otro lado, el mandatario expresó que su gobierno sigue evaluando el comportamiento de la crisis económica-financiera internacional provocada por el coronavirus y por la caída en el precio del petróleo para evitar que afecte al país. El mandatario consideró que México tiene ventajas en el tema, como ya se aprobó en los tres países el tratado de libre comercio.

“Estoy instruyendo al secretario de Relaciones Exteriores y a la secretaria de Economía para que podamos llegar a un acuerdo y lo más pronto posible que inicie el funcionamiento el nuevo tratado en el país. Esto puede ir aparejado a lo que tú estás planteando, a que haya inversiones conjuntas, cooperación para el desarrollo”.

Dijo que lo mismo pidió en lo que tiene que ver con la estabilidad económica y financiera. “Ayer el gobierno de Estados Unidos tomó la decisión de bajar las tasas de interés, todo esto para estabilizar el mercado. Esto nos ayuda mucho. Ellos pueden hacer esta intervención, tienen recursos suficientes y ayudan a estabilizar el mercado en lo internacional y nos ayudan a nosotros en lo particular”.

maritza.perez@eleconomista.mx