Cuando una empresa detecta que una de sus áreas no funciona y genera pérdidas, reconsidera su futuro. Eso pasa en Williams Grand Prix Holdings (WGPH), propietaria de la escudería Williams de la Fórmula 1.

WGPH presentó su reporte financiero 2019 y muestra que los ingresos de la F1 cayeron a 117.6 millones de dólares en 2019 desde 163.4 millones en 2018 y pasó de una ganancia de 20 millones a una pérdida de 12.5 millones en un año. Además, todo el grupo también perdió 15.9 millones, en contraste con la ganancia de 15.8 millones de dólares el año anterior. El departamento Williams Advanced Engineering mejoró sus beneficios de 55 millones de dólares en 2018 a 78 millones en 2019.

Otro golpe económico que sufrió la escudería en días recientes fue la pérdida del patrocinio de Rokit, que firmó con el equipo en 2019 hasta 2021, pero con la crisis del coronavirus ya no mantendrá su asociación con la escudería, lo que deja a Williams Racing con una pérdida de 20 millones de dólares.

Esto ha llevado a Williams Grand Prix Holdings a buscar una inyección de capital poniendo a la venta una parte del equipo o su totalidad. “Las opciones incluyen, entre otras, recaudar capital para el negocio, una desinversión de una participación minoritaria en WGPH o una desinversión de una participación mayoritaria en WGPH, incluida una posible venta de toda la compañía”.

En la última valuación de los equipos de Fórmula 1 que hizo Forbes, Williams fue valorado en 400 millones de dólares, el sexto entre 10 equipos, y 950 millones menos que Ferrari, el primero de la lista.

Los problemas económicos de Williams se derivan por los malos resultados en la pista que han tenido los últimos años. El equipo fue campeón por última vez en 1997, la última carrera que ganó fue en 2012 y en 2019 sólo sumó un punto en toda la temporada.

“Los resultados de 2019 reflejan el declive reciente en nuestra competitividad en las actividades de F1 y las reducciones que han seguido en los ingresos de derechos comerciales”, explicó Mike O’Driscoll, presidente de Williams.

El Covid-19 también genera problemas en los ingresos y el equipo colocó a una gran parte de su personal en el sistema de desempleo parcial del gobierno británico para atenuar los efectos de la crisis, pero estaría listo para el inicio de la temporada 2020, que sería en julio en Austria, ya que el gobierno del país autorizó dos carreras para los días 5 y 12.

[email protected]