El canadiense Frank Dancevic se apoyó en el barandal. Fue casi medio minuto en el que para el tenista todo desapareció: su rival, la cancha, el público, Australia y su Abierto de Tenis. Lo peor fue que cuando el canadiense despertó de su desmayo el calor seguía ahí y aumentó hasta los 42.2 grados centígrados como punto más alto a las 5:45 de la tarde.

Vi a Snoopy. Comencé a alucinar un poco en el primer set. Pensé: ‘Esto es raro’ , admitió el canadiense tras caer 7-6 (14-12), 6-3 y 6-4 ante el francés Benoit Paire.

Pero continué jugando. No es nada importante ver eso. Luego, en la mitad del segundo set, ya no podía mantener el equilibrio, me dejé caer sobre la baranda junto a la cancha. Cuando desperté, había mucha gente a mi alrededor: un par de médicos... , explicó luego del incidente y expresó además su preocupación por jugar en condiciones así.

Dancevic no fue el único que hizo eco del calor. Andy Murray, británico campeón de Wimbledon 2013 y quien también avanzó a la siguiente ronda al arrollar 6-1, 6-1, 6-3 al japonés Go Soeda, coincidió. Es fácil decir que las condiciones son seguras(...) pero sólo tiene que pasar algo mal y el deporte queda muy mal si hay gente desmayándose .

El encargado del torneo, Wayne McKewen, defendió la decisión de no implementar medidas de emergencia para suspender los partidos al aire libre y cerrar los techos en dos canchas del torneo.

Aunque las condiciones eran calurosas e incómodas, el nivel relativamente bajo de humedad hizo que las condiciones no empeoraran , indicó McKewen.

Mientras tanto, Victoria Azarenka, quien jugó su encuentro en la cancha central, expresó que se sentía como si estuvieses bailando en un sartén . Venció 7-6 (2), 6-2 a la sueca Johanna Larsson.