La batalla que miramos en la final de Wimbledon se define en estrategias basadas en datos.

El serbio Novak Djokovic, primera raqueta del mundo, ganó su quinto torneo en la hierba londinense al derrotar al suizo Roger Federer. Una final épica y con récord de duración en un Grand Slam, es decir, se jugó en cuatro horas y 55 minutos. Un tiempo largo también para la cantidad de datos arrojados del encuentro estelar.

Una final que servirá para rentabilizar la inversión en tecnología que ambos tenistas han considerado.

Desde el 2017, Roger Federer ha invertido en la firma Golden Set Analytics de San Diego para estudiar las fortalezas y debilidades de su juego y el de sus rivales.

Golden Set Analytics se considera el ‘Moneyball’ del tenis y empresa líder en análisis de big data. En el sitio web de la compañía se menciona que trabajan con economistas, matemáticos, exjugadores, entrenadores (entre otras especialidades) para realizar modelos estadísticos innovadores y algoritmos de software que proporcionen estrategias a los jugadores.

Mientras que, desde el comienzo de esta temporada, Djokovic trabaja con un entrenador de estrategia de tiempo completo. El australiano Craig O’Shannessy y su empresa ‘Brain Game Tennis’ están detrás del serbio.

Mientras que, desde el comienzo de esa temporada, Djokovic trabaja con un entrenador de estrategia de tiempo completo. El australiano Craig O’Shannessy y su negocio Brain Game Tennis están detrás del serbio.

“Hace cinco o 10 años Novak (tras un partido) tendría que esperar que hubiera un video de YouTube o que un fan subiera uno desde las gradas. Ahora hay tres rondas de sus coincidencias aquí, una gran cantidad de información que puede procesarse rápidamente, puede ver sus patrones primarios y averiguar cómo desactivarlas”, señaló O’Shannessy hace unos días al portal Evening Standard.

O’Shannessy le explicará al campeón y a sus entrenadores Marian Vajda y Goran Ivanisevic, todos los movimientos, rebotes, sprints, ángulos, etcétera, tooodo lo que hizo para coronarse en Wimbledon.

“El análisis de datos hace que la toma de decisiones de Novak sea más fácil en un partido. Y Novak podría decir: gané 12 Grand Slam sin esto, no lo necesito”, indicó el especialista.

“Además, Nole tiene la voluntad y la sed de un niño de 14 años. Él sabe que cuanta más información tenga a su disposición, hace que el proceso de decisión sea más simple y mejor”, destacó.

El serbio de 32 años salvó 2 puntos de partido para sumar su título 16 de Grand Slam, colocándose a cuatro del récord en categoría masculina del propio Federer (20).

“Fue probablemente el partido más exigente mentalmente que he jugado en mi carrera. Tuve uno que fue el más exigente físicamente, contra Nadal en la final de Australia del 2012, que duró casi seis horas. Pero mentalmente, éste de Wimbledon fue de otro nivel”, dijo Djokovic.

Para la generación de tenistas que empieza a consolidarse como Alexander Zverev, contratar una empresa de análisis estadístico es algo ya común.

“Todos los grandes tenistas están usando el análisis de datos, simplemente no les gusta hablar de eso. Yo lo uso mucho. Es una gran parte del juego ahora. Me ayudó con los planes de juego y la preparación para oponentes individuales, y fue particularmente útil en las Finales de la ATP Tour”, mencionó hace unos días a The Daily Telegraph.

Los datos son una herramienta para los tenistas consolidados y para incluso el mismo Wimbledon.

El All England Lawn Tennis Club ama sus datos.

El año pasado, IBM reportó que recolectó 4.5 millones de puntos de datos durante todo los partidos de Wimbledon. Aún más sorprendente, el All England Club guarda datos que se remontan desde los inicios del torneo en 1877. IBM ha sido el socio tecnológico oficial e la competencia desde hace 30 años. Cada año, durante Wimbledon, un equipo de 48 estadísticos de tenis en la cancha captura los datos de los partidos casi en tiempo real.

“Wimbledon se considera a sí mismo como el primer club de tenis, pero también se considera cada vez más como una compañía de medios basada en datos, porque así es como funcionan”, dijo Sam Seddon, jefe de IBM Sports and Entertainment en Reino Unido.

Wimbledon es el torneo oficial más antiguo, pues este año cumplió 141 años. Quiere proteger su prestigio y cuidar su tradición, pero al mismo tiempo, no se queda atrás en la recolección de sus estadísticas históricas. Sus expertos, científicos de datos de IBM, y los editores digitales son ya motores del evento.

[email protected]