Tigres Femenil se levantó como el primer bicampeón en la historia de la Liga MX Femenil con un marcador global de 5 a 3 contra Chivas que buscaba remontar el ímpetu ofensivo con el que las regias salieron a la cancha, convirtiendo tres goles en los primeros 15 minutos. Esta victoria también significó su cuarto campeonato y automáticamente se adjudicaron el título de Campeón de campeones.

Enfrentar a Tigres no es una tarea sencilla. Se ha consolidado como el equipo más dominante de la Liga MX Femenil. Su autoridad se plasma desde su afición, quienes para esta final hicieron fila desde las 4 de la mañana en la búsqueda de un boleto para apoyar a su equipo en el Volcán, la casa, quizá, con el mayor peso del torneo, pues suele tener los mejores aforos del certamen.

Una vez dentro de la cancha, las universitarias ejercen un dominio implacable al ataque, más aún cuando se trata de una final. En el partido de vuelta contra Chivas encajaron tres goles en los primeros 15 minutos, dos de Lizbeth Ovalle y uno de Stephany Mayor.

Recortando la distancia, Miriam García, se hizo presente en el marcador por Chivas femenil al minuto 40 asistida por Carolina Jaramillo quien cobró a balón parado.

Trasladado a las estadísticas, Tigres convirtió el 75% de los tiros a portería durante la primera mitad, mantuvieron el 63% de posesión del balón, producieron cuatro centros acertados y 82% de precisión en los pases. Chivas, por su parte, completó dos remates a portería, marcó un gol, mantuvo el 37% de posesión y 72% de pases acertados.

En la búsqueda de frenar a las regias, Edgar Mejía, director técnico del conjunto tapatío aprovechó cada oportunidad, desde dar indicaciones enérgicamente durante la pausa de hidratación, hasta regresar de la pausa con dos cambios, Isabela Gutiérrez y Kinberly Guzmán.

Para ponerse nuevamente en el juego, Carolina Jaramillo marcó el segundo tanto para Chivas, sin embargo, ninguno de los goles de las jaliscienses se celebró, la prioridad era volver a poner el balón en juego.

Pese a que la concentración de Chivas se multiplicó para tratar de hacer una remontada épica, aguantar el embate de Tigres por 90 minutos resultó complicado, al minuto 89 Blanca Solís prácticamente selló el campeonato con el cuarto gol y pasados 90 minutos Stephany Mayor abultó el marcador. Al 94, llegando al límite del encuentro, Gabriela Valenzuela de Chivas, logró maquillar el resultado con el último tanto para un marcador final de 5-3 y un global de 7-4.

A su vez, el director técnico, Roberto Medina, se convirtió en el primer entrenador en ganar dos títulos de Liga Femenil. En conferencia de prensa al término del encuentro, el estratega expresó:

“Espero que el techo de este equipo todavía esté muy arriba, sin duda, para eso trabajaremos, siendo sencillos, humildes y entendiendo que lo que pasó en esa cancha es historia y tenemos que ver de qué manera vamos a escribir una nueva. Buscar seguir siendo ejemplares en cada una de las cosas que hagamos, partiendo del crecimiento individual de las jugadoras, no solamente en la cancha, sino como personas. También de tu servidor, intentando día a día poder aprender más, mejorar más, prepararme más porque sin duda vendrán retos muy grandes”.

deportes@eleconomista.mx

  •  

kg