El nadador chino Sun Yang se proclamó este sábado nuevo campeón olímpico de los 400 metros en estilo libre, imponiéndose con un tiempo de 3 minutos, 40 segundos y 14 centésimas en la final, disputada en la primera jornada tras la inauguración oficial de los Juegos de Londres.

Asia pudo celebrar también la plata del surcoreano Park Tae-hwan, defensor del título, que acabó segundo con un crono de 3:42.06. El bronce fue para el estadounidense Peter Vanderkaay, tercero con 3:44.69.