Chivas realizó el fichaje más costoso del periodo de invierno de la temporada 2016-2017, sin tener en cuenta a los clubes europeos y chinos, al pagar 15.9 millones de dólares por el traspaso de Rodolfo Pizarro desde Pachuca.

El mediocampista de entonces 22 años se convirtió en la compra más alta en la historia del futbol mexicano y Guadalajara figuró con la operación número 25 a nivel mundial de aquel periodo de traspasos, cuando pagó casi tres veces más el valor del mediocampista, que para entonces se ubicaba en 6.1 millones de dólares.

“En realidad, es difícil traer muchos refuerzos, porque no se adaptan rápido y Chivas lucha contra los equipos que le venden al triple”, expresó Matías Almeyda al finalizar el Apertura 2015, su primer torneo en México al frente de Guadalajara, y cuando conoció la problemática del único equipo que juega con futbolistas mexicanos.

Guadalajara gastó 81 millones de dólares en 15 fichajes en los últimos 10 torneos cortos de acuerdo con un informe realizado por El Economista hace unas semanas.

Debido a su política deportiva, el precio promedio de cada operación llega a 5.4 millones de dólares, que, aunque no es la cifra más elevada por la transacción de jugadores nacionales, Tigres pagó 6.2 millones de dólares como media en cada una de las tres compras de jugadores mexicanos que registra, la filosofía del equipo los pone frente al sobreprecio de jugadores.

En promedio, cuando Chivas compra a un futbolista tiene que pagar entre 2.6 y hasta seis veces más el precio de un jugador. Ser el único club 100% mexicano cuesta muchos millones de dólares.

Tigres (82 millones de dólares), América (80 millones), Monterrey (63.9 millones) y Cruz Azul (51.3 millones) son junto a Guadalajara los cinco equipos que más dinero invierten en la compra de jugadores, durante los últimos 10 torneos cortos, pero, a diferencia de Chivas, los cuatro equipos restantes destinaron menos de 10% —en promedio— a la compra de jugadores mexicanos.

“No es un tema de dinero, los equipos importantes no planeamos en función del dinero. Entiendo que Tigres no tiene necesidad de vender. Así no se compra, sé que es mucho dinero”, comentó José Luis Higuera, CEO de Omnilife-Chivas, cuando intentaron comprar a Javier Aquino por 18 millones de dólares, el monto de la cláusula de rescisión de contrato, pero el jugador no quiso salir de los Tigres.

Este tipo de historias se repitan en muchas ocasiones para Chivas.

Pagan más por mexicanos que por extranjeros

En cinco años, América, Monterrey y Cruz Azul sólo han realizado la compra de un jugador mexicano, cada uno. Las operaciones se tasaron entre 3.6 millones de dólares (Carlos Fierro a La Máquina) y 4.3 millones de dólares (Alfonso González al llegar a Rayados).

Guadalajara ha pagado más en el costo promedio de transferencias de jugadores mexicanos (5.4 millones de dólares) que el precio medio que sus rivales han gastado por jugadores extranjeros.

Por ejemplo: Tigres desembolsó 5.2 millones de dólares por cada refuerzo extranjero; América, 5 millones de dólares; Monterrey, 3.9 millones, y Cruz Azul 4 millones.

“Ronaldo Cisneros y Gael Sandoval son refuerzos porque llegaron, pero son refuerzos a futuro, los trajimos ahora para no pagarlos más caros después”, indicó Matías Almeyda sobre la llegada de las últimos dos incorporaciones de Chivas.

Ambos jugadores llegaron procedentes de Santos Laguna, tienen 20 y 22 años, respectivamente, aunque Sandoval fue incluido en la operación que llevó a José Juan Vázquez a los Guerreros, mediante intercambio, mientras que del delantero Ronaldo Cisneros no se reveló el monto de operación.

Jesús Martínez, presidente de Grupo Pachuca, indicó que Chivas realizó una oferta de 20 millones de dólares por Hirving Lozano, pero el futbolista prefirió esperar una oferta del futbol europeo.

No fue lo mismo con Rodolfo Pizarro, que se convirtió en el fichaje más caro de la Liga MX y da continuidad al proyecto de incorporaciones de jugadores jóvenes en Guadalajara, ya que, entre el fichaje de Aldo de Nigris (29 años) a Isaác Brizuela (24 años), el promedio de edad de los refuerzos son 28.7 años, teniendo a Carlos Salcido y Fernando Arce, los mas veteranos, con 34 años.

Las últimas nueve incorporaciones de Guadalajara promedian 22.7 años de edad, con miras a que se consoliden por años en el club.

[email protected]