Tyler Eifert abandonó el partido cuando se diputaba el último periodo. El ala cerrada de los Cincinnati Bengals cayó mal sobre su pie izquierdo y solicitó salir del partido.

Mi pie golpeó el suelo. En realidad no lo torcí ni nada por el estilo. Simplemente tenía mis zapatos en el suelo y mi pie se dobló , relató el jugador.

Eifert, de 26 años, se lesionó el tobillo, situación por la cual se sometió a una cirugía y no pudo participar en la pretemporada del equipo, aunque reconoció que fue algo circunstancial lo sucedido en el Pro Bowl.

Fue una de las mejores experiencias que he tenido, pero simplemente no vale la pena , así describió Eifert su primera participación en el Pro Bowl (2015-2016).

La edición 2017 del juego de estrellas de la NFL regresa al antiguo formato, en el cual se enfrentan los jugadores de la Conferencia Americana contra los de la Nacional -del 2013 al 2015 se disputó bajo un formato distinto-, además, tendrá como sede el Camping World Stadium, en Orlando, Florida.

El encuentro tuvo como sede permanente Honolulu, Hawai (1979-2016), la excepción fue la edición del 2010 que se realizó en Miami Gardens, Florida, y el 2014 tuvo como sede Glendale, Arizona.

A diferencia de otros duelos de estrellas de ligas como la NBA o la MLB, que se celebran a mitad de la temporada, es posible, de acuerdo con los votos de los aficionados, ver a los mejores jugadores integrando un mismo equipo. En el caso de la NFL, se realiza un fin de semana antes del Super Bowl, y, en esta ocasión, son 10 jugadores de Atlanta y New England los que fueron seleccionados, pero no podrán participar.

A pesar de sus características, si se compara con los duelos de estrellas, se coloca en el segundo sitio en relación con la audiencia promedio en sus últimas cinco ediciones.

El primer lugar lo ocupa la MLB, con 11.7 millones de televidentes en promedio, después está la NFL, con 10.5 millones de personas, el tercer sitio es para la NBA, con 7.4 millones de fans, y los encuentros de la NHL los han visto 1.3 millones de fans.

En el caso de la audiencia del Pro Bowl, del 2012 al 2016, registra por edición disminución en su audiencia: cada año lo ven 1 millones de personas menos aproximadamente. El último duelo que se realizó en el Aloha Stadium fue sintonizado por 8 millones de personas en promedio, según datos del portal Sports Media Watch.

De las últimas 17 ediciones, la ocasión en la que más personas vieron el encuentro fue en el 2011, con 13.4 millones de televidentes en promedio.

Al finalizar la fase regular 2016-2017 se dio a conocer que la audiencia de la Liga disminuyó 8% en promedio. Por ejemplo, un partido fue sintonizado por 1.4 millones de personas menos en comparación con el año pasado.